La lucha de los obreros del neumático no afloja

Escriben Julio G. y Sergio Salgado

Tiempo de lectura: 2 minutos

El lunes 4 de julio los obreros el neumático agremiados en el SUTNA protagonizaron un nuevo paro y movilización al Ministerio de Trabajo de la Nación, sede de Av. Callao al 200 en CABA, en reclamo de aumento del salario real. El paro tuvo una altísima adhesión en todas las fábricas (Fate, Bridgestone y Pirelli) y la movilización fue la más masiva en lo que va del conflicto. Casi un millar de operarios se movilizaron acompañados por otro millar y medio de activistas enrolados principalmente en organizaciones piqueteras y agrupaciones y corrientes sindicales de la izquierda.

En esta nueva audiencia, la décimo séptima, las patronales ratificaron la misma posición intransigente que vienen sosteniendo desde el inicio de la revisión paritaria 2020-2021. Además, estas patronales, una de ellas parte de la burguesía nacional, y las otras dos multinacionales, agrupadas en la CIN (Cámara de la Industria del Neumático) emprendieron, durante la última semana, una acción en todas las fábricas para dividir a los trabajadores. Los supervisores, por órdenes de la patronal, recorren las líneas de producción para disuadir a los obreros del reclamo, que consiste en el pago del 200% de las horas del fin de semana, y las gerencias difunden comunicados en el mismo sentido. En Bridgestone, la patronal, montó una provocación, al negar el ingreso de los delegados de sector, de miembros de la seccional y la comisión directiva. Se trata de una manifestación abierta de la guerra de clase dispuesta por la patronal en los lugares de trabajo. En respuesta a esta coacción los trabajadores adelantaron el inicio del paro que debía comenzar enseguida después del mediodía. La coacción política de las patronales sigue la línea bajada por Cristina Kirchner para despejar de las calles al movimiento piquetero.

La jornada de este lunes constituye un nueva etapa en la lucha de los obreros del neumático por aumento del salario real y el pago de las horas de sábados y domingos al 200%.

Alejandro Crespo, secretario general del SUTNA Nacional, hizo mención, en su discurso en la moviliización, a la “crisis institucional” que atravesaría al país. Es una referencia a la crisis terminal del gobierno peronista de los Fernández. De conjunto, se va perfilando la necesidad que tenemos los trabajadores de poner en pie un Congreso de Bases de la clase trabajadora ocupada y desocupada, que fije una política propia, que será impuesta por medio de la huelga general y que, a su turno, abrirá la perspectiva de un gobierno de trabajadores para dar curso a todas y cada una de las infinitas reivindicaciones pendientes que tienen las masas en lucha.

Este martes 5 habrá una nueva audiencia con el ministro de Trabajo, ahora bajo la tutela de la cristinista Batakis.

Suscribite a Política Obrera