Elecciones en Comercio: Cavalieri prepara el fraude

Escribe Maxi S. Cortés

Abajo las proscripciones.

Tiempo de lectura: 2 minutos

En vísperas de la elección del Sindicato de Empleados de Comercio (SEC) de CABA, la junta electoral controlada por la lista oficial (Azul y Blanca) ha oficializado su lista y la opositora (Granate-Morada), una fractura de la lista oficial desde 2018. Otras dos listas, en cambio, fueron excluidas. Estamos ante el anticipo de un fraude electoral.

La “asamblea” que eligió a la junta electoral estuvo rodeada de un fuerte dispositivo represivo, con seguridad privada, barras y patotas, para controlar el ingreso de las listas opositoras, fundamentalmente la de Ramón Muerza, única lista con capacidad de disputar. Así impuso Cavalleri una junta 100% propia.

Muerza es un burócrata aliado y portavoz del empresario Alfredo Coto, es decir de la cámara patronal de supermercadistas. Su lista oficia de patota contra activistas que reclaman por los derechos del trabajador dentro de los supermercados Coto. Cavalieri, sin embargo, aún cuenta con el apoyo de la mayoría del arco patronal de comercio.

La ruptura de la burocracia tiene de fondo la disputa por la obra social, Osecac, una de las más grandes del país, y su millonaria caja. La burocracia ha montado un negociado millonario a través de la descentralización de las prestaciones en empresas tercerizadas creadas por ella misma.

Por otra parte, la precariedad laboral y pobreza de los trabajadores del gremio le ha dado aire a la delimitación interna de las segundas líneas de la burocracia. Luchas como la de los despedidos de Garbarino, las rebeliones por salario, bonos y medidas de protección frente a la pandemia en shoppings, supermercados y call centers han tenido un fuerte componente autoconvocado con la participación de sectores disidentes de la burocracia aunque no rompen con ella. La crisis de la burocracia en comercio recrea la crisis del peronismo en el plano político y el impasse de las patronales frente al derrumbe económico y político del país.

Entre las listas proscriptas, la lista Roja y negra ha denunciado el robo de avales por parte de estos delegados comprados por Cavalleri, como así también el retraso de la entrega de las planillas para juntar avales y la violación de los tiempos establecidos para el cometido. Han presentado una denuncia en el ministerio exponiendo toda esta situación y han pedido una extensión del plazo para la presentación de avales. En el marco de la presentación de listas, un grupo de trabajadoras del grupo Cencosud señalaron a los integrantes de la otra lista no oficializada -Verde y Amarilla- como responsables de abusos y actos de violencia contra ellas.

Abajo la proscripción. Abajo el fraude electoral de la lista azul. Fuera la burocracia sindical de Cavalieri-Muerza del sindicato. Solidaridad con las trabajadoras de Cencosud.

LEER MÁS:

Elecciones en el Sindicato de Comercio Por Carmen Álvares