Elecciones municipales en Santiago del Estero: una campaña a pata y pulmón

Escribe Daniel Blanco

Tiempo de lectura: 3 minutos

El 1º de agosto se concretó la visita de Marcelo Ramal a Santiago para apoyar la campaña política del Partido por Un Santiago Obrero (Política Obrera) para las elecciones municipales que se realizarán el próximo 7 agosto.

A la mañana la actividad se concentró en una conferencia de prensa y en el recorrido a diversos medios. Hubo un intento de parte del gobierno de abortar esta actividad pues la conferencia de prensa se iba a realizar en un bar-restaurant conocido de la zona céntrica. La actividad había sido concertada con varios días de antelación y todos los medios habían sido convocados a ese lugar. A las 2 de la madrugada, el dueño del local nos avisa que el lugar iba a estar cerrado, que las actividades previstas no se iban a poder realizar. Es claro, y no es la primera vez que ocurre. El gobierno, con diversos mecanismos extorsivos, determina qué actividad política o de cualquier orden se puede realizar. A pesar de ello, mostrando una actitud militante, los compañeros se las arreglaron para reconvocar la conferencia de prensa en la sede partidaria. Allí se hicieron presentes varios medios radiales, periodísticos y televisivos, frente a los cuales Adrián Carrascosa, candidato a intendente por la capital, Valeria Morales, candidata a 1º Concejal, y Marcelo Ramal, dieron cuenta.

Contra las costumbres santiagueñas, en la siesta se realizó una importante reunión con trabajadores municipales y de choferes despedidos de la Cooperativa La Unión.

Los compañeros municipales dieron cuenta del grado extremo de precarización laboral y miseria salarial. El salario básico promedia los 13 mil pesos y con adicionales llegan a los 22 mil. De los 7.000 trabajadores, sólo 2.000 son efectivos. El resto reviste distintas formas de contratación precaria. Los compañeros informaron los enormes negociados que los principales funcionarios del municipio y de la provincia realizan con la obra publica, pues se licitan obras en que los adjudicatarios son empresas “truchas”, y para concretar las obras usan materiales, maquinarias y hasta personal del propio municipio.

En el caso de los choferes despedidos, se pudo constatar como la cooperativa había sido copada por una camarilla con métodos mafiosos, y se ha asociado a grandes negociados con los subsidios que se otorgan a las empresas de transportes, incluso asociándose con otras grandes empresas de transporte de pasajeros.

En ambos casos los compañeros reafirmaron su compromiso de organización junto al partido.

Pasada la hora de la siesta, la sede partidaria comenzó a llenarse de compañeros aceitando los preparativos para el acto de cierre. Desde la sede partidaria una columna de alrededor de 300 compañeros inició una marcha, agitando consignas, repartiendo declaraciones y boletas, hasta llegar a la plaza Libertad, la plaza central de la capital.

Allí, se concretó el acto de cierre. Adrián, Valeria y Ramal fueron los oradores. Explicaron de manera sencilla cómo los grandes problemas que afectan a los vecinos -como son la crisis de la salud, del transporte y de las obras publicas- no tienen salida bajo la gestión de los gobiernos capitalistas. Se plantearon las reivindicaciones desde el punto de vista de los intereses de los trabajadores y el rol e importancia de conquistar una banca socialista en el consejo de la Capital.

El acto generó mucho entusiasmo, un factor muy importante para que en el curso de la semana se amplíe la agitación en las barriadas y se multiplique la conquista de fiscales (en este momento se cuenta con 200, pero el objetivo es duplicar ese número).

Casi en simultaneo, el sábado 31, se realizó una gran jornada en Las Termas de Río Hondo, que combinó la presencia militante de los compañeros termeños y sus principales candidatos, Bruno Ruiz (a intendente) y Natalia Jiménez (a 1º concejal), con una importante delegación de compañeros tucumanos, lo que permitió barrer casa por casa, la mitad de la ciudad, entregando el voto y una declaración, y en muchos casos abriendo un diálogo con vecinos que interpelaban a los candidatos.