Jujuy: nueva marcha provincial contra la criminalización de la protesta

Escribe Iñaki Aldasoro

Tiempo de lectura: 2 minutos

Este miércoles 10 de agosto se realizará en Jujuy una nueva marcha para exigir el cese de la persecución y el cierre de las causas a los luchadores. La criminalización de la protesta por parte del gobierno provincial se ha hecho eco en una política nacional de ataque a las organizaciones sociales, con allanamientos, procesamientos y detenciones en varias provincias del país.

El gobierno provincial ha decidido espiar a todas las fuerzas opositoras al gobierno que se movilizan de manera “preventiva” y ha conformado un expediente con la identificación de todos los dirigentes de organizaciones sociales, políticas y sindicales que se movilizan en la provincia, entre ellos está también Iñaki Aldasoro, de Política Obrera.

Con este expediente el gobierno ha llevado adelante una serie de allanamientos en locales y domicilios particulares.

Recientemente el fiscal Funes ha declarado que, entre los materiales que se tomaron de los allanamientos, encontró en un cuaderno escritos donde plantean la hipótesis de “atentados” (Todo Jujuy, 3/8). En realidad se trata de una maniobra del gobierno para extender las investigaciones y habilitar medidas extraordinarias bajo una figura penal mucho más dura que la de extorsión simple con que se inició la causa. Este mecanismo de la incorporación sistemática de denuncias sobre una misma causa ya lo hemos visto con la detención de Milagro Sala, que iba sumando nuevas denuncias al ritmo que se iban agotando las denuncias originarias.

Al momento de hoy no hay ninguna persona imputada ni tampoco previstos nuevos allanamientos; sin embargo, con esta nueva denuncia el gobierno pretende otorgarse nuevos poderes para justificar lo actuado e inclusive ir por más.

Morales busca con estas provocaciones crear un cuadro de desorganización de los desocupados en medio del ajuste en una provincia ya deprimida que tiene los salarios más bajos del país. Desde hace 7 años que las paritarias se cierran por decreto a la baja desde la Casa de Gobierno.

Desde ya esta política tiene límites concretos, más aún en medio de una crisis que arrastra a más de la mitad de la población debajo de la línea de la pobreza. La avanzada de Morales choca con los límites de un estado quebrado y con el fracaso de su programa de gobierno, que ha llevado a los niveles pobreza actual. El clima social, además se está caldeando, a los tarifazos de los servicios y el transporte, se suma la situación cada vez más crítica de los trabajadores estatales, quienes en lo que va de año solo han recibido una paritaria del 20% en cuotas.

Hace una semana la justicia provincial viene de sobreseer a los militantes del Aji20 imputados en una causa por unos grafitis contra Morales en 2021. Los autoconvocados de Salud siguen movilizando; recientemente la separación de su puesto de trabajo de un trabajador de Rentas que expuso los desmanes de los recursos de la provincia, movilizó a todo un sector que ha anunciado su participación de la marcha de mañana. La política de ´avanzada´ sin base de sustentación obliga al gobierno a recules y volantazos.

Este miércoles llamamos a movilizar masivamente y a copar la plaza con todos los sectores en lucha y con los reclamos pendientes. Llamamos a los obreros que están reclamando aumento salarial frente a la pasividad de sus direcciones sindicales aliadas al gobierno a ir a la plaza a levantar sus reclamos, a los usuarios que han recibido ya aumentos del 200% y el 300% de la boleta de la luz a acercarse a manifestar el rechazo a estos nuevos tarifaros, a los que pelean por trabajo genuino, contra la persecución

Derogación del código contravenciones. Abajo la criminalización de la protesta social. Basta de persecución. Abajo los tarifazos. Por trabajo genuino y por un salario mínimo igual a la canasta familiar. Por un congreso obrero y la huelga general.