Desarrollo Social en Pergamino: una carcasa inútil

Escribe Lucio Servidía

Tiempo de lectura: 2 minutos

En el marco de la jornada nacional de lucha convocada por el Polo Obrero Tendencia, en Pergamino, una delegación de 30 compañeros nos movilizamos a la sede local del Ministerio de Desarrollo Social.

En la puerta del edificio los compañeros discutimos en asamblea los ejes principales de la actual crisis de régimen argentina y cómo se siente en las barriadas el ajuste llevado adelante por los gobiernos nacional, provincial y local. El continuo recorte en los planes Potenciar Trabajo es alarmante, y lo mismo sucede con los alimentos que se destinan a comedores y merenderos.

El Polo Obrero Tendencia de Pergamino no recibe ningún alimento de la Nación desde hace dos meses y, en lo local, el gobierno de Javier Martínez ha recortado hace tiempo el suministro de azúcar, harina y aceite, elementos esenciales para el sostenimiento de nuestros merenderos. Sucede que los comedores y merenderos no solo llevan un plato de comida a las familias obreras castigadas por la inflación, los tarifazos y el desempleo, sino que también son el lugar donde los militantes del Polo Obrero Tendencia desarrollan la contraprestación que el gobierno exige para poder cobrar el Potenciar Trabajo. Si estos espacios dejan de funcionar, se pone en riesgo la continuidad del cobro del Potenciar Trabajo, que, aunque sea un ingreso de miseria, es un paliativo que se suma a las changas y trabajos precarios con los cuales los compañeros intentan sostener sus hogares. Este ajuste será profundizado con las auditorías que el gobierno ya comenzó llevar adelante sobre los beneficiarios del Potenciar, y que pretende un recorte masivo de planes con el objetivo pagar una deuda externa que, contradictoriamente, supera altamente el PBI argentino.

En la asamblea se discutió la necesidad de luchar por un Congreso Obrero que desarrolle, ante la actual crisis de régimen, un programa de salida propio de los trabajadores. En este sentido toman un carácter importantísimo las asambleas barriales, que deben empezar a discutir las problemáticas de los barrios y elaborar una salida política propia para resolverlas.

Luego del debate, la asamblea resolvió ingresar al edificio de Desarrollo Social en busca de respuestas a estos recortes. Tanto el titular, Oscar “Palito” Morales, como la coordinadora a cargo, María Belén Taborda, estaban ausentes. Es casi imposible encontrar en su puesto de trabajo a los responsables locales del ajuste. Desde el Polo Obrero Tendencia nos hemos cansado de dejar cartas, petitorios y juntadas de firmas sin ninguna respuesta. La situación no da para más.

El debate debe continuarse con urgencia en los barrios. Los comedores y merenderos deben ser los impulsores de asambleas barriales y de la elaboración de planes de lucha que arranquen al Estado las reivindicaciones más urgentes de los trabajadores; pero es necesario también un programa político propio. En eso pondremos énfasis.

Por un Congreso Obrero. Por la Huelga General. Por un Gobierno de Trabajadores.