Almirante Brown: despidos en Megaflex

Escribe Bárbara Carrillo

Por el triunfo de la huelga.

Tiempo de lectura: 2 minutos

La principal fábrica de membrana impermeabilizante del país, Megaflex, ubicada en el parque industrial de Almirante Brown, despidió a 12 trabajadores el viernes por la tarde, sin previo aviso y sin causa alguna. Ante este hecho, la comisión interna de la fábrica llamó a una asamblea y los trabajadores decidieron comenzar una huelga, con permanencia en la puerta de la planta, hasta lograr la reincorporación de todos los despedidos. El día lunes por la noche, mientras los trabajadores se encontraban en la medida de fuerza, la patronal despidió a 3 trabajadores más.

Los despedidos tienen una antigüedad de entre 15 y 28 años, pero además, todos ellos arrastran problemas de salud. Hernia de disco, problemas en la columna y hombros. Esto a consecuencia de que levantan rollos de membranas de entre 50 y 80 kilos. La empresa, que justifica los despidos a través de los medios diciendo que "no le dan los números", produce por turno (son tres turnos) 1.000 rollos de membrana. Los sábados, los domingos y hasta los feriados, los trabajadores son llamados por la patronal para presentarse a trabajar. La gran cantidad de horas extras que realizan para superar un básico que no llega a la canasta familiar los ha llevado a un deterioro total de su salud. Un ejemplo de esta brutalidad patronal es el de un operario con más de 20 años de antigüedad quien, después de haber sufrido un accidente laboral, la propia ART le sugirió a la patronal que le otorgue tareas livianas. La empresa lo reincorporó, solo para despedirlo dos días después.

En Megaflex trabajan 200 operarios. 160 de ellos se encuentran bajo convenio y unos 50 aproximadamente son trabajadores contratados. En 2018, la firma fue adquirida por la multinacional francesa Saint Globain. Ese cambio de firma significó para los trabajadores un comienzo en el retroceso en materia de conquistas, ya que la patronal comenzó a arremeter en contra de las condiciones de trabajo. El punto álgido de esto sucedió en 2020, en plena pandemia, donde la patronal se negó a respetar todo tipo de protocolo, por lo cual la comisión interna de la fábrica llevó adelante una medida de fuerza que duró varios días. Los trabajadores se encuadran dentro del sindicato de personal de industrias químicas y petroquímicas (SPIQyP) de Avellaneda, el cual se encuentra intervenido. El interventor del sindicato, Gerardo Guelman, se presentó en soledad ante la sede del ministerio de trabajo de Almirante Brown, para rechazar la conciliación obligatoria, con los despedidos adentro, ignorando que esa demanda fue votada en asamblea por el conjunto de los trabajadores en huelga. El día miércoles 16 de noviembre, se realizará una audiencia en dicho ministerio donde se volverá a pedir la intervención en el conflicto y que todos los trabajadores vuelvan a ser reintegrados a sus puestos de trabajo.

En el parque industrial de Almirante Brown, trabajan aproximadamente veinte mil obreros. Y en los últimos meses se vienen dando despidos hormiga en más de 20 fábricas. Los propios trabajadores sacan la conclusión de que, si pasan los despidos en Megaflex, la cámara empresarial tomará impulso en la avanzada contra sus derechos y sus conquistas. La coordinación de las luchas que se van dando de manera aislada dentro del parque se hace más que necesaria. Una campaña de pronunciamientos y de solidaridad por parte de los trabajadores de otras fábricas sería un punto de partida en este sentido. Reincorporación ya de todos los despedidos.

Suscribite a Política Obrera