Salta: los estudiantes de la Escuela de Música enfrentan la avanzada antieducativa del gobernador Sáenz

Escribe Miguel García

Tiempo de lectura: 3 minutos

En los últimos meses, los estudiantes de la Escuela Superior de Música de Salta hemos retomado nuestra organización en asamblea ante una nueva avanzada contra nuestras carreras.

En 2021, junto con docentes de la institución, impusimos la renuncia del entonces rector José Mevoras y un nuevo Consejo Directivo de la institución, electo por la mayoría de la comunidad educativa, para terminar con el desmanejo financiero de la institución y las arbitrariedades contra docentes y estudiantes. Sin embargo, los funcionarios de la Dirección General de Educación Superior de la Provincia y una camarilla docente y administrativa “permanente”, logró cooptar al responsable institucional electo por asamblea, Marcelo Rioja, quien ha desconocido los mandatos de la asamblea docente-estudiantil, disuelto en los hechos el Consejo Directivo, boicoteado su correcto funcionamiento, y gobernado con resoluciones por fuera de este organismo. De este modo, el nuevo “responsable institucional” ha birlado la rendición de cuentas ante la asamblea docente-estudiantil y el propio consejo; y ha impulsado un conato de reforma del profesorado de Instrumento, comenzando por el cierre de las materias de quinto año.

Para enfrentar semejante avanzada hemos reconstituido el cuerpo de delegados por cursos y nuestra asamblea estudiantil ya que fueron claves para garantizar las anteriores conquistas. Rápidamente, los estudiantes entendimos que no bastaba con colocar nuestros propios representantes en los organismos de dirección de la Escuela, y que había que reconstituir y darle un carácter permanente a nuestra organización de base. Como asamblea ahora exigimos nuevamente la correcta rendición de fondos de este año, la cual debe ser pública para el conjunto de docentes, estudiantes y miembros del Consejo. Asimismo, exigimos la conformación de una Comisión de Hacienda, a cargo de docentes, estudiantes y padres de estudiantes menores de edad, que administre financieramente la institución.

En vez de responder a nuestros reclamos, Rioja ha extorsionado a docentes y estudiantes con su renuncia, una suerte de autogolpe, para imponer su manejo discrecional. A la par, el Gobierno de Sáenz ha comenzado a ejercer una persecución policial que incluyó la presencia de uniformados en la entrada de la Escuela los días de asamblea (al consultarles, respondieron que «hacían un operativo de inteligencia por la denuncia de una asamblea 'no autorizada'»); el intento de espionaje bajo la interrupción y hostigamiento de parte de un sujeto en 'estado de ebriedad' mientras se discutía en sesión; averiguaciones de antecedentes a alumnos a la salida de clases; y hasta el acceso a la escuela de 'civiles' con barbijos policiales para preguntar sobre “quiénes eran los de la asamblea”.

Esta avanzada se da en el marco de un ajuste nacional del 15% en educación y es parte de una reforma impulsada por el Banco Mundial, el FMI y las grandes patronales argentinas para desguazar el actual sistema y convertirlo en un apéndice de la “capacitación” que hoy, por caso, exigen las grandes mineras y los pulpos del turismo, que desde ya descarta la enseñanza musical y ni que decir de instrumentos. De hecho, el gobierno de Sáenz ha venido batallando más o menos abiertamente por el cierre de la prestigiosa Orquesta Sinfónica de la Provincia, lo que no ha prosperado hasta el momento por la resistencia y lucha de sus miembros y de un sector del movimiento cultural salteño.

Desde la juventud de Política Obrera propondremos en la próxima asamblea una campaña pública para que la población salteña tome conocimiento y posición sobre cómo se persigue a quienes organizadamente buscamos hacer valer nuestro derecho a estudiar para que nos apoyen en la defensa de nuestra histórica Escuela. Los estudiantes y docentes de los demás terciarios de la provincia también sufren distintos agravios, por lo que además propondremos impulsar un encuentro en solidaridad con nuestra lucha y el desarrollo de un plan de lucha en defensa de todos nuestros institutos y carreras.

Abajo la persecución policial. No al cierre del quinto año del Profesorado de Instrumento y la reforma que se intenta imponer contra la carrera. Por la inmediata rendición de cuentas sobre las finanzas de la institución. Basta de acomodos y reformas arbitrarias de las cursadas.

Suscribite a Política Obrera