Rosario: la lucha de los precarizados de Vacunatorios

Escribe Aixa L

Tiempo de lectura: 2 minutos

Trabajadores y trabajadoras del Megavacunatorio de la ExRural comenzaron un proceso de lucha y organización. El jueves 24 se movilizaron desde el Ministerio de Salud hacia Gobernación. Al igual que el resto de los dispositivos, este sector padece las consecuencias de la crisis en Salud que recorre toda la Provincia. La gota que rebalsó vaso y que desató la movilización rápidamente (en 24 hs) fue el retraso del pago salarial.

Si bien lo que despuntó la movilización fue el atraso del cobro, la discusión se ha extendido para colocar otros problemas como el aumento salarial y la continuidad laboral.

Los compañeros desarrollan sus tareas desde el comienzo de la Pandemia hasta el día de hoy en condiciones de total precariedad, como monotributistas, sin ningún tipo de condiciones ni derechos laborales. En el aspecto salarial, es uno de los sectores que peor se encuentra ya que hace casi dos años el salario es el mismo, cobrando miserables $40.000. La situación ha llegado al extremo de que muchos compañeros no tengan ni para costear el colectivo para concurrir al trabajo. Se planteó un incremento salarial acorde a la canasta básica familiar.

Al igual que todos los trabajadores monotributistas que han ingresado en la pandemia, la continuidad laboral no está garantizada; el 31 de diciembre se terminan las “contrataciones”. Alrededor de más de 200 compañeros se desempeñaban en la vacunación contra el COVID, en estos dos años se ha jugado al desgaste, buscando la renuncia forzada, quedando al día de hoy alrededor de 70 personas. En este punto apareció la necesidad de luchar por la continuidad laboral.

La experiencia de lucha del día jueves es una de las primeras en este grupo de trabajadores, las presiones y las extorsiones han estado presente en estos dos años. A pesar de estar poniendo en juego el trabajo siendo que no hay ningún tipo de amparo en este sector, e incluso habiendo recibido amenazas, los compañeros y compañeras han elegido la organización, la movilización y el paro de las actividades del día jueves. Al día de la fecha se ha conseguido que paguen los salarios adeudados, sin embargo la semana próxima continúa la asamblea para ir por el resto de las reivindicaciones.

Este conflicto se da en medio de paros y movilizaciones que ya se vienen llevando adelante en Rosario: médicos, residentes y concurrentes, compañeros de planta y monotributistas de diferentes hospitales y centros de salud. Es necesaria la confluencia con todos los sectores de Salud en lucha. Por el aumento de salario igual a la canasta básica, contra la precarización, la continuidad laboral y el pase a planta permanente.

Suscribite a Política Obrera