Trabajadores de Intercargo: una huelga aeronáutica

Escribe Pablo Busch

Tiempo de lectura: 2 minutos

Los trabajadores maleteros de Intercargo comenzaron este lunes una huelga en el Aeroparque Jorge Newbery, por el encuadramiento de los trabajadores de Swissport en el convenio de la Asociación del Personal Aeronáutico (APA). El Ministerio de Trabajo de la Nación había dictado la conciliación obligatoria, pero los trabajadores demoraron medio día en acatarla. De esta manera, la empresa Jetsmart y LATAM tuvieron que suspender sus vuelos, generando un caos general. Los principales inconvenientes se manifestaron en el aeropuerto porteño, pero también hubo algunos vuelos cancelados en los aeropuertos de Ezeiza, Córdoba, Mendoza, Salta, Iguazú y Bariloche.

La discusión del encuadramiento de los trabajadores de Swissport es una buena demostración del descalabro que genera entre los trabajadores la precarización laboral. La empresa aeronáutica Jetsmart -al igual que otras low cost- no tiene empleados de rampa que descarguen las maletas de los pasajeros. Esa labor la realizan trabajadores tercerizados de dos empresas: Intercargo, que es estatal y tiene convenio APA, y Swissport, que es una empresa internacional que tiene convenio Unión Personal de Aeronavegación de Entes Privados (UPADEP). Los trabajadores de Intercargo tienen mejor convenio y mejores salarios.

Las empresas Jetsmart y Latam se desentienden de trabajadores que les prestan servicios de rampa. "Jetsmart es cliente de Intercargo y no tiene personal propio que tenga que ver con las tareas que realiza el proveedor o que puedan estar dentro del encuadre sindical de APA”, señaló en un comunicado la empresa.

Ese festival de empresas tercerizadas que son los aeropuertos no es el único factor de atomización de los trabajadores, sino también los distintos convenios y sindicatos. En aeronáuticos, esta atomización es completa: hay sindicatos de pilotos, de tripulantes, de aeronavegantes, de técnicos, de aviadores, etcétera.

Las negociaciones entre el sindicato APA y la empresa Swissport por el encuadramiento se desarrolla en el ámbito del Ministerio de Trabajo. La política del gobierno ha sido idéntica a la que llevó adelante en otros conflictos de largo alcance: el Ministerio dicta una conciliación tras otra, buscando el desgaste del reclamo y de los trabajadores. Ya hubo más de tres huelgas en los últimos meses. El desconocimiento, aunque sea circunstancial, de la conciliación obligatoria fue un principio de respuesta a esta política de desgaste. Finalmente, el sindicato APA aceptó acatar la conciliación obligatoria por lo que las negociaciones volverán al ámbito del Ministerio.

Esta historia continuará...

Suscribite a Política Obrera