Ecuador, de cara a la segunda vuelta electoral

Escribe El Be

Tiempo de lectura: 4 minutos

Luego de cerrados los comicios en Ecuador el domingo pasado, los medios anunciaron inmediatamente la “sorpresa” de los resultados: Daniel Noboa, a quien los sondeos daban el 2% de los votos, obtuvo el 24% y se metió en el balotaje. La otra “sorpresa” fue que, en medio del derrumbe del gobierno derechista de Guillermo Lasso, a la candidata del correísmo, Luisa González, no le alcanzara para ganar en primera vuelta.

Las elecciones se realizaron en un escenario de fuerte crisis política. El presidente Guillermo Lasso, quien asumió hace apenas dos años, decidió disolver la Asamblea Nacional y convocar elecciones anticipadas (un mecanismo llamado “muerte cruzada”) para evitar su juicio político. Así como las elecciones reflejaron una gran dispersión de fuerzas, en el balotaje se enfrentarán dos candidatos que hasta hace poco eran prácticamente desconocidos.

El 33% que obtuvo Luisa González fue asumido como una derrota. En las elecciones locales del febrero pasado, el MRC había conquistado las principales alcaldías y prefecturas del país, incluyendo Quito y Guayaquil, y los gobiernos de las provincias más pobladas (Guayas, Pichincha, Manabí, etc.). El correísmo apostaba a ganar en primera vuelta. Desde Bélgica, donde se mantiene exiliado por causas de corrupción en su contra, Correa aseguró que “la segunda vuelta viene complicada”.

Noboa, su adversario, es el hijo de uno de los hombres más ricos del país, dedicado a la venta de bananos. Su corta trayectoria política se limita a su rol de legislador en la Asamblea Nacional, donde presentó nueve proyectos que fueron aprobados, todos ellos en favor del empresariado. Su padre, Álvaro Noboa, ya había intentado hacerse con la presidencia del país en varias ocasiones, sin éxito. Los medios ecuatorianos atribuyen a Noboa 'pragmatismo' a la hora de tomar decisiones. El año pasado, por ejemplo, mientras el gobierno de Lasso rechazaba un cargamento de 275.000 barriles de petróleo ruso en acatamiento a las sanciones impuestas por la OTAN a Moscú, Noboa “(desafió) abiertamente a la Administración pro Ucrania del presidente Guillermo Lasso, encabezando una delegación de legisladores que viajó a Rusia” (Perfil, 22/08/2022). Su negocio bananero tiene uno de sus principales mercados en Rusia precisamente.

El indigenista Yaku Pérez, que se presentó con el Movimiento Pachakutik, apoyado por el Partido Socialista y Unidad Popular (un frente impulsado por el Partido Comunista Marxista Leninista de Ecuador) se ha desplomado y los suyos no alcanzaron el 4% de los votos, cuando en elecciones anteriores estuvo a punto de entrar al ballotage. La Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (CONAIE), de la cual Pachakutik es su expresión política, le retiró su apoyo en medio de denuncias de acuerdos con el gobierno de Lasso.

Escenario

Las elecciones se llevaron a cabo en medio de un crecimiento descomunal del crimen organizado ligado al narcotráfico y de una ola de violencia y asesinatos políticos sin precedentes. La votación se desarrolló bajo estado de excepción. El narcotráfico se ha desarrollado en el último período de la mano de los secuestros, extorsiones, sicariatos y asesinatos políticos en todo el país. En lo que va del año, 4.300 personas fueron asesinadas en las calles del país.

Sin embargo, contra todos los pronósticos, la decisión a la hora de votar no pasó por la cuestión de la 'seguridad', sino por la crisis económica, coinciden los analistas. El 55% de los trabajadores se encuentran “en el sector informal de la economía”. Se trata del índice más elevado registrado en los últimos 16 años. La economía ecuatoriana ha sido golpeada por la guerra en Ucrania, con una caída de las exportaciones a Rusia -un ´socio comercial´ relevante para Ecuador- y el aumento de los costos, especialmente en los agroquímicos.

En la misma jornada del domingo se votó un plebiscito para decidir si se continuaba con la explotación petrolera en una región protegida de la Amazonía ecuatoriana (Parque Nacional Yasuní). A nivel metropolitano, la población quiteña votó también un plebiscito sobre el freno a la minería en el Chocó Andino. En ambos plebiscitos se impuso el SÍ a la prohibición. Diversos analistas auguran una crisis en materia energética para el próximo gobierno. La mayor parte de las extracciones de petróleo del 2022 provinieron de la región amazónica, concretamente en la cuenca de Oriente. La producción de crudo alcanzó su punto máximo en 2014 y viene cayendo desde entonces debido tanto al envejecimiento de los yacimientos como a los problemas medioambientales ocasionados.

Ecuador es un país exportador de petróleo, pero deficitario en la elaboración de derivados, por lo que se ve obligado a importar gasolinas. El 90% de la energía primaria de Ecuador depende de los combustibles fósiles y el país importa más del 70% de los combustibles que consume. La guerra en Ucrania ha tenido un impacto demoledor. El gobierno de Lasso debió destinar más recursos a los subsidios para el diésel, las gasolinas de bajo octanaje y el gas de uso doméstico. Según un analista del sector, el plebiscito fue “un golpe definitivo al aparato energético del Ecuador”. El ministro de Energía, Fernando Santos Alvite, anunció que no acataría el resultado, aferrado a que, en la provincia de Orellana, donde queda el campo ITT, triunfó la continuidad de la actividad petrolera. Sin embargo, la Secretaría de Comunicación de la Presidencia emitió un comunicado señalando que “el Gobierno acatará esta decisión una vez que los resultados de la consulta popular sean oficializados y notificados”.

Escenario próximo

Por otra parte, la nueva Asamblea Nacional ha quedado fuertemente fragmentada. La bancada de Noboa apenas alcanza a 12 miembros sobre los 137 que integran la Cámara. El correísmo tendrá cerca de medio centenar de escaños, lejos de la mayoría absoluta. La segunda bancada con más peso pertenecería al movimiento Construye, la alianza que llevaba de candidato al fallecido Villavicencio. Apenas cerraron las urnas, sin embargo, el partido de Villavicencio anunció que procedía a “dar por culminado el acuerdo político” con Construye, por lo que su bancada también se fragmentaría. El bloque de Pachakutik, por su parte, se redujo a tres bancas: sufrió la pérdida de 30 escaños parlamentarios en sólo dos años.

Se supone que la primera acción que llevará a cabo la nueva Asamblea será la conformación de una comisión especial para investigar el magnicidio de Villavicencio, de la cual diferentes fuerzas políticas se responsabilizaron mutuamente.

LEER MÁS:

Ecuador: ola de asesinatos políticos en la campaña presidencial Por El Be, 16/08/2023.

Autogolpe en Ecuador Por Joaquín Antúnez, 19/05/2023.

Ecuador: el derrumbe de un gobierno agotado Por Joaquín Antúnez, 18/04/2023

Ecuador: toque de queda y libre portación de armas Por Joaquín Antúnez, 11/04/2023.

Suscribite a Política Obrera