Coronavirus en Expreso Villa Galicia: los trabajadores desmienten a la patronal

Escribe Vero Fernández (Lanús)

Tiempo de lectura: 2 minutos

Expreso Villa Galicia es una empresa que emplea 400 choferes y llega a 9 localidades de zona Sur del GBA (Avellaneda, Bernal, Burzaco, Calzada, Lomas de Zamora, José Mármol, Temperley, Florencio Varela y Wilde con sus líneas 263 y 266. El pasado 22 de abril se conoció el caso positivo de coronavirus de un chofer de la línea 263 y, al día siguiente, el de otro chofer de la terminal de Burzaco.

En una entrevista por el canal Crónica TV, el jefe de personal brindó una versión plagada de falsedades. Los trabajadores de EVG refutan sus dichos en esta entrevista para Política Obrera.

¿Qué medidas adoptó la empresa desde que se inició la pandemia?

Se hacía la desinfección de las unidades y nos tomaban la temperatura algunos días sí y otros no. También se desinfectó la cabecera de Lomas, pero el resto de las cabeceras no fueron desinfectadas hasta que se supo lo del compañero afectado. Desde que el caso se hizo público, la empresa empezó a desinfectar los colectivos con mayor cuidado y a tomarnos la temperatura a todos. Es decir, la prevención se hizo “así nomás”, y ahora los trabajadores estamos sufriendo las consecuencias.

¿Cómo se trabaja por estas horas en EVG?

Desde que supimos lo del compañero, estamos todos muy preocupados. No es sólo el hecho de contagiarse uno, sino a tu familia. Muchos vivimos con personas mayores. Entonces, la carga psicológica es muy grande. Pero si decidimos no ir al trabajo, corremos el riesgo de perder el puesto, de perder nuestro ingreso. Nos ponen contra la espada y la pared. La versión que da la empresa al canal Crónica no representa la voz de los trabajadores. La realidad es que ni los espacios comunes ni los baños están en condiciones higiénicas mínimas, ni hablar para controlar una epidemia como la que estamos viviendo.

¿Qué medidas consideran necesarias para trabajar en condiciones?

Bueno, por ejemplo, nos dicen que el protocolo se activó en la cabecera Burzaco turno tarde, donde se desempeña el compañero afectado, es decir, ¡ni siquiera el total de la cabecera! Así que, para empezar, los compañeros que desempeñan tareas en la terminal Burzaco tienen que ser puestos todos en aislamiento preventivo y, si presentan síntomas, se les tiene que hacer el test a cargo de la empresa. EVG puso en aislamiento a los trabajadores que tuvieron contacto con el compañero afectado, pero eso a nosotros no nos garantiza nada, porque no se tomaron las medidas de seguridad e higiene en tiempo y forma. Así que ahora los trabajadores tenemos que evaluar si no es necesario parar la línea, que se cumpla la cuarentena en EVG, que todos tengamos la seguridad de no habernos contagiado (y, por lo tanto, seguir contagiando) antes de poder volver a trabajar, y que cuando volvamos se cumplan los protocolos a raja tabla, porque nosotros trabajamos por nuestro salario, pero no estamos acá para dejar la vida por la empresa.

Suscribite a Política Obrera