El “encuentro antirrepresivo” convocado por el EMVJ

Escribe Federico Fernández

Tiempo de lectura: 3 minutos

El sábado 30 de septiembre se realizó en la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA un “encuentro nacional antirrepresivo” impulsado por el Encuentro Memoria, Verdad y Justicia (EMVJ). La convocatoria reunió a alrededor de 500 participantes, entre activistas y luchadores por los derechos humanos, familiares y amigos de víctimas de gatillo fácil y violencia estatal, además del conjunto de organizaciones que reúne el EMVJ. Luego de la lectura de un “documento de consenso” el encuentro se dividió en comisiones y finalizó con una “puesta en común” de lo allí debatido (y “consensuado”). Se resolvió una movilización contra la “criminalización de la protesta” para principios de noviembre.

El documento

De conjunto el documento leído al inicio del Encuentro y que sirvió de “disparador” de los debates en las comisiones, estuvo marcado por una visión derrotista de la situación política. El mismo anuncia que “los resultados electorales marcan un eminente corrimiento a la derecha de toda la agenda política, al servicio del ajuste del Gobierno, el FMI, el capital concentrado y los planes de la derecha”, por lo que “tratarán de recortar todos y cada uno de los derechos democráticos y humanos”. Este señalamiento de “los planes de la derecha” fue recogido por Página/12, que tituló la crónica de la actividad de la siguiente forma: “Si gana Milei vamos a retroceder muchos pasos”.

Política Obrera señaló, tanto en las reuniones preparatorias, como en el propio Encuentro, que esta visión no tiene en cuenta que los “planes”, ya sean de “la derecha” o del gobierno, tendrán que atravesar un escenario de enormes confrontaciones sociales como consecuencia del descalabro económico, la disolución monetaria y el ingreso a un escenario hiperinflacionario y de ´defol´ de la deuda. Frente a ese escenario, de lo que se trata es de preparar políticamente una respuesta, algo de lo que este Encuentro no ha abordado.

Otro de los aspectos del documento fue el de anunciar un “giro represivo”, trayendo a colación una cantidad de reformas y medidas que históricamente se vienen impulsando para enfrentar la lucha de los trabajadores. En realidad el “giro represivo” es sustentado, para los redactores del documento, por la posibilidad de que Victoria Villarruel sea la próxima vicepresidenta. “La candidata a vice de Milei ha puesto en marcha una campaña no solo negacionista sino una reivindicacion directa del genocidio, con el objetivo de relegitimar a las FFAA para que sean utilizadas en tareas de seguridad”. De nuevo, la “relegitimación” tendrá que pasar la prueba: recordemos que la movilización contra el 2x1 a los genocidas reunió a la multitud más grande de la historia nacional. La “relegitimación”, de todas formas, la buscaron todos los gobiernos, desde Alfonsín con las leyes de obediencia debida y punto final, Menem con los indultos, De la Rúa con el bloqueo a la extradición de los genocidas y los Kirchner con Milani. La frase “el ajuste no pasa sin represión” no aborda lo sustancial del momento: la crisis histórica del capital y su régimen.

La conclusión del Encuentro antirrepresivo fue promover la “amplia unidad” en las acciones de lucha, teniendo como objetivo la movilización para luego de las elecciones.

LEER MÁS:

Los presidenciables: qué dijeron y qué ocultaron Por Jorge Altamira, 02/10/2023.

Derecha e ‘izquierda’ en formato televisivo La derecha expone una estrategia. Por Jorge Altamira, 14/09/2023.

El apoyo vergonzante del FIT-U a Sergio Massa Por Comité Editorial, 10/09/2023.

Un acto en repudio al ´homenaje´ de Victoria Villarruel Por Jacyn, 05/09/2023.

Suscribite a Política Obrera