Moyano-Borda-Tobar García: el silencio NO es saludable

Escribe Circulo PO (T) Parque Patricios

Tiempo de lectura: 2 minutos

La pandemia toma a los trabajadores de la salud mental con los motores aún calientes de la reciente lucha contra la “refuncionalizacion” de los hospitales, que pretendía en realidad el achicamiento del sistema sanitario. Las asambleas interhospitalarias convocadas por los trabajadores del Hospital Moyano lograron unificar el reclamo y detener la avanzada de Rodríguez Larreta.

Semanas antes del aislamiento social obligatorio los trabajadores del Moyano comenzaron a reclamar medidas de bio-seguridad para prevenir contagios ante la pandemia del COVD-19, como la renderización y reorganización de espacios de alta circulación como el hall del edificio central y la entrega de los Elementos de Protección Personal (EPP). Las últimas noticias de brotes de coronavirus en establecimientos geriátricos y hospitalarios hacen aún más acuciante su provisión.

Mediante amparos judiciales individuales y reclamos colectivos, los trabajadores lograron que se les proveyese EPP para todas las guardias de la institución. Es así que el hospital Moyano fue el único hospital monovalente en todo CABA que contó con EPP para todos sus trabajadores. No obstante, ante la insuficiente cantidad y la mala calidad de algunas partidas, el estado de alerta en el Hospital por la desprotección de sus trabajadores es máxima.

Este proceso de reclamos y de organización coloca de hecho la necesidad de un control riguroso y permanente por parte del personal del hospital. Es preciso auditar el estado de los elementos de bioseguridad, mediante comisiones democráticas de seguridad e higiene con representación de los diferentes departamentos y sindicatos. El cuidado de nuestra salud comienza por el debate y la organización desde nuestros lugares de trabajo.

Los otros dos hospitales monovalentes de la ciudad -el Borda y el Tobar García- presentan características similares al trabajar con poblaciones vulnerables en situaciones de internación. En el Tobar García, además de las falencias en los EPP (solamente se cuenta con barbijos y en muchos casos defectuosos) existen reclamos por la ausencia de dosis de vacunas gripales. Si bien semana a semana se aplican medidas necesarias, como el perfeccionamiento del puesto de triage (protocolo), y horarios rotativos, aún no se protege a los trabajadores y pacientes como es debido.

En el Hospital Borda el mayor reclamo también es de insumos para la seguridad de los trabajadores y pacientes. El pasado jueves 24 de abril, convocado por Sutecba, UPCN y ATE Nacional, se realizó un aplauzaso ante la carencia de EPP y medidas de seguridad.

Otro aspecto que atraviesa a todos los hospitales monovalentes en este cuadro de aislamiento social es que los y las pacientes puedan contar con medios de comunicación para con sus afectos en cada uno de los lugares de internación, aspecto que es fuente de sufrimiento para los pacientes.

A lo largo de los últimos años, los trabajadores de los Hospital Moyano han trazado un camino en las conquistas de derechos como ha sido la reincorporación de los 69 cesanteados en el año 2014. En el año 2013, la defensa del hospital Borda del intento de cierre del Gobierno de la ciudad puso en pie de lucha al conjunto de los trabajadores de los monovalentes.

Las asambleas Inter hospitalarias con las que se detuvo la refuncionalización el verano 2020, constituye una experiencia fundamental para establecer la perspectiva de unidad y organización de los trabajadores de los hospitales de salud mental para asegurar la protección de los compañeros y pacientes, asegurar la provisión de elementos de protección personal en buen estado, revisión de las licencias y la creación de comités de bioseguridad en cada hospital, auditado por sus trabajadores.

Suscribite a Política Obrera