Tejen la salida de Milei sin ballotage

Escriben Jorge Altamira y Marcelo Ramal

Tiempo de lectura: 3 minutos

La Fundación Mediterránea, la poderosa asociación empresarial con asiento en Córdoba, acaba de ofrecerle “al próximo presidente de la Nación” el plan económico que Patricia Bullrich había hecho suyo en el último tramo de su campaña.

El planteo “institucional” -´a quien resulte electo´- es un eufemismo de su destinatario, Sergio Massa. El autor del plan, Carlos Melconian, tiene fuertes puntos de contacto con el massismo. Como lo explicó el propio Melconian en el programa radial de Marcelo Bonelli, ese plan constituiría una salida “gradualista” a la crisis actual, en oposición al ‘shock’ que plantea Milei. El planteo de Melconian -coincidente con el de Gabriel Rubinstein, segundo violín de Massa- es un rescate progresivo de la deuda del Banco Central en base al superávit comercial que el oficialismo espera para el año próximo. El punto de partida de ese plan es una fuerte devaluación y un ajuste fiscal, como lo evidencian las devaluaciones del tipo de cambio para el sector exportador. Comprar un dólar de exportación a 650 pesos y venderlo a los importadores a 350 pesos constituye una pérdida fabulosa que no podría continuar luego del 19 de noviembre. Está indicando una devaluación del 50% sin anestesia. Melconian, sin embargo, plantea un desdoblamiento del mercado cambiario, entre el comercial y el financiero, que Massa todavía no ha hecho suyo. Ni tampoco la legalización del dólar, de manera de convertirlo en una moneda transaccional para todo tipo de comercio o intercambio. El “programa 2023” de la Fundación Mediterránea contempla también una “reforma laboral” y otra “previsional”, además de una “modernización del Estado”.

La movida de la Mediterránea importa, por, sobre todo, por su alcance político. Con la decisión de Carrió y gran parte del radicalismo de dar ‘libertad de voto’, algo que ya anuncian también algunos partidos del FIT U, la candidatura de Milei quedaría condenada. El jujeño Morales y el grupo radical de Yacobitti apoyarían directamente a Massa, lo mismo podría ocurrir con Larreta, ni que decir de Schiaretti. No es casual, a la luz de estas maniobras, que haya irrumpido el rumor de que Milei bajaría su candidatura y Massa sea proclamado presidente de inmediato. Esto equivaldría a matar varios pájaros de un tiro. Por un lado, acelerar la definición del gabinete de Massa, el enunciado formal de su política y la tan mentada devaluación. Massa, en este caso, debería organizar el poder sobre la base de un voto a favor del 37% del electorado activo y menos de un 25% del padrón de votantes. El planteo de la Fundación Mediterránea no es otra cosa que el adelantamiento del voto a Massa por parte de la gran industria. Las asociaciones de bancos ya lo habían hecho antes de las elecciones del domingo.

Este caudal de apoyos insinúa también la formación de un gobierno de ‘unidad nacional’ en desmedro del kirchnerismo, que ha quedado reducido a "La Cámpora". Desde esta posición, Massa podría negociar los casos judiciales de CFK y hasta del ‘chocolate’ bonaerense. Es lo que dio a entender el tigrense cuando anunció el domingo, en su bunker, “la abolición de la grieta”. Como efecto colateral, Santoro renunció al ballotage porteño, y dejó a Jorge Macri en condición de potencial cooptado por el massismo.

La sarta de análisis psicológicos que ha atiborrado la prensa con relación a las elecciones no ha visto ni de lejos este hilo conductor tejido por la burguesía para respaldar la candidatura de Massa y convertir al perdedor nato de las PASO en ganador neto de lo que podría ser la última vuelta electoral.

Al canasto de los deshechos han ido a parar las ‘teorías’ acerca de la “rebeldía de la derecha”, de la impronta de la era digital en el ascenso de Milei y del fascismo prematuro. Así como el capital financiero encarna la tendencia parasitaria creciente del capital, el charlatanerismo politológico encapsula el parasitismo del cientismo social académico y burgués.

El activismo obrero se debe un riguroso debate acerca del carácter de la etapa que inaugura la pos elección. Ninguna de las contradicciones catastróficas de la presente crisis ha sido superada, y esto abrirá una lucha de clases encarnizada. La burguesía ha ido montando su aparato de poder para encarar esta etapa, aunque todavía precariamente. Los mismo debe hacer la clase obrera. Es el propósito del plan de propaganda y agitación que ha preparado nuestro partido, Política Obrera.

LEER MÁS:

Porqué el voto en blanco en el balotaje Declaración de Política Obrera, 24/10/2023.

Santoro se retira de la elección a jefe de Gobierno Por Federico Fernández, 24/10/2023.

Massa pasó a finales Milei, un rebelde sin causa. Por Comité Editorial, 23/10/2023.

Solano-Katz, dos votos para Massa Por Fede Fernández, 21/10/2023.

Las elecciones de este domingo Por Marcelo Ramal, 21/10/2023.

Suscribite a Política Obrera