Más casos de contagio en el frigorífico Morrone (ex Federal)

Escribe Osvaldo Britos

Tiempo de lectura: 2 minutos

Al cabo de una semana desde la muerte del veterinario de Senasa que se desempeñaba en la planta del frigorífico Morrone (ex Federal), se conocieron nueve nuevos casos de coronavirus entre sus trabajadores y otra decena se encuentra internada con síntomas en espera de los resultados del hisopado -entre ellos, los delegados de la planta. Algunos de estos compañeros están en situación crítica. Morrone, detenido como consecuencia de las denuncias de los trabajadores familiares y vecinos del barrio, expuso a sus trabajadores a asistir al frigorífico sin desinfección previa ni implementación de ningún tipo de protocolo.

Ahora, los obreros siguen padeciendo el completo abandono por parte del sindicato y los gobiernos nacional, provincial y municipal.

En primer lugar, no se les realizaron los correspondientes test a todos ellos y a sus familias, sólo a aquellos que presentaron fiebre y tos.

Por otra parte, al día siguiente del allanamiento, gran parte de los trabajadores se reunieron en la puerta de El federal por el pago de quincenas y semanas adeudadas, pero con la excusa de la detención del patrón, volvieron a sus casas sin haber cobrado. Cabe mencionar que los trabajadores en negro que habitualmente prestan servicios en la empresa son alrededor de 250 sobre una planta de alrededor de 400 obreros. Al igual que en el frigorífico Penta, los obreros en negro trabajaban por 80 pesos la hora.

El movimiento dentro del frigorífico no cesó. Los vecinos han circulado fotos de camiones ingresando y saliendo del lugar, así como también han denunciado llamados de una tercerizada a jóvenes del barrio y a los trabajadores del Penta -en conflicto por la apertura de su planta- para que se retome la faena.

Recobra fuerza la exigencia de desinfección del lugar y la zona, el reparto de kit higiénicos a sus vecinos con protocolo de salubridad en el barrio y los trabajadores. Una vez que esto suceda y luego del análisis correspondiente a todos los trabajadores -a quienes se les debe garantizar su puesto de trabajo y el salario durante el proceso-, el retorno a las tareas debe contemplar el reparto de las horas de trabajo para que la exposición a la posibilidad de contagio sea menor y el distanciamiento y medidas de salubridad sean efectivos.

Que se paguen el 100% de los salarios a los 400 trabajadores.

Test para los 400 obreros, sus familiares y los vecinos del barrio La Paz.

Protocolo de higiene y seguridad industrial al interior del frigorífico.

Desinfección general del barrio para combatir el virus.

Suscribite a Política Obrera