Israel mató a sus propios ciudadanos

Escribe Olga Cristóbal

Para rescatar las posiciones en manos de los palestinos tanto el 7 de octubre como los días siguientes.

Tiempo de lectura: 4 minutos

Electronic Intifada publicó una larga entrevista a la joven israelí Yasmin Porat. Porat fue rehén de militantes palestinos en el Kibbutz Be’eri. Según su relato, los secuestradores la trataron a ella y a otros rehenes “humanamente”. Creían que se les permitiría retirarse de manera segura a Gaza gracias a la protección de los cautivos israelíes. Sin embargo, cuando llegaron los soldados israelíes, “eliminaron a todos, incluidos a los rehenes. Hubo un fuego cruzado muy, muy intenso”, dijo Yasmin. La entrevista que levanta Electronic Intifada fue realizada en forma exclusiva por el programa de radio Haboker Hazeh, de la radio israelí Kan, fue luego censurada y editada, del mismo modo que lo fueron las imágenes de la liberación y la posterior conferencia de prensa de la rehén liberada Yocheved Lifshitz.

Ambas mujeres habían destacado el trato humanitario de los milicianos palestinos.

“Desde el 7 de octubre, los acontecimientos de ese día han estado envueltos en un velo de misterio. No sólo hay dudas sobre el colosal fracaso del aparato de inteligencia israelí a la hora de anticipar lo que estaba sucediendo en la fuertemente asediada Franja o el rápido colapso de su multimillonaria “Línea Maginot”, sino también los detalles de lo que realmente ocurrió en las bases militares y asentamientos alrededor de la Franja de Gaza. Sabemos que, según estimaciones habituales, 1.400 israelíes fueron asesinados en los días siguientes, pero aún no sabemos los detalles de cómo”, afirma el Mondoweiss, un periódico digital que escriben desde Nueva York dos periodistas prestigiosos, Philippe Weiss y Adam Horowitz, enrolados en la izquierda judía antisionista norteamericana.

Monsoweiss releva una serie de notas que, dice, documentan “el asesinato de israelíes a manos de combatientes palestinos, pero hay un número creciente de informes que indican que el ejército israelí también fue responsable de las muertes de civiles y militares israelíes el 7 de octubre y los días posteriores”.

El viernes 20 de octubre, Haaretz publicó un extenso artículo de su principal analista militar, Amos Harel, donde cita al comandante de la División de Gaza, general Avi Rosenfeld”. El militar se atrincheró en la sala de guerra subterránea de la división junto con un puñado de soldados, dice, “tratando desesperadamente de rescatar y organizar el sector bajo ataque. Muchos de los soldados, la mayoría de ellos no personal de combate, murieron o resultaron heridos afuera”. Entonces, dice Rosenfeld, “la división se vio obligada a solicitar un ataque aéreo contra la propia base para repeler a los terroristas”. Más claro: ordenó un bombardeo aéreo de la base “donde sus soldados luchaban contra los militantes de Hamas, tal vez heridos y tal vez hechos prisioneros”.

El 11 de octubre, el periodista Quique Kierszenbaum informó en The Guardian sobre su gira por el Kibbutz Be’eri, gira organizada por la unidad de propaganda del ejército israelí. Escribe: “Edificio tras edificio ha sido destruido, ya sea en el ataque de Hamás o en los combates que siguieron, los árboles cercanos se astillaron y las paredes se redujeron a escombros de concreto desde donde los tanques israelíes bombardearon a los militantes de Hamás donde se escondían. Los pisos se derrumbaron sobre los pisos. Las vigas del techo estaban enredadas y expuestas como cajas torácicas”.

En otro informe publicado en Haaretz en hebreo (no parece estar disponible en inglés) el 11 de octubre, probablemente después de la misma gira de relaciones públicas guiada por el ejército, Nir Hasson y Eden Solomon entrevistaron a “Erez, subcomandante de un batallón blindado de reserva”. Describió cómo él y su unidad de tanques “lucharon dentro del kibutz, de casa en casa, con los tanques”. “No teníamos otra opción”, concluye.

Más recientemente, Nir Hasson regresó a Be’eri y entrevistó a un residente local llamado Tuval. En el artículo de Hasson en Haaretz del 20 de octubre, cita a un testigo que “el lunes por la noche y sólo después de que los comandantes en el campo tomaron decisiones difíciles, incluido el bombardeo de casas con todos sus ocupantes dentro para eliminar a los terroristas junto con los rehenes, las FDI completaron la toma del kibutz. El precio fue terrible: al menos 112 personas Be’eri murieron. Otros fueron secuestrados. Ayer, 11 días después de la masacre, fueron descubiertos los cuerpos de una madre y su hijo en una de las casas destruidas. Se cree que todavía hay más cadáveres entre los escombros”.

Su testimonio se complementa con evidencia de soldados israelíes que describieron cómo el ejército israelí disparó proyectiles de tanque contra edificios donde se escondían militantes y sus rehenes.

La conclusión de Mundoweiss es lapidaria: “Esta cita es importante por varias razones; una es porque se suma a la línea de tiempo entendida de los eventos. Este testimonio parecería indicar que muchos cautivos israelíes todavía estaban vivos el lunes 9 de octubre, dos días completos después de los acontecimientos del sábado 7 de octubre. Si bien podría ser comprensible si los cautivos hubieran muerto en el frenético fuego cruzado de un ataque israelí inicial este relato parecería indicar que la decisión de asaltar el kibutz y a todos los que estaban dentro se tomó como un claro cálculo militar.

Está claro que los militantes palestinos se escondían en estos edificios con sus cautivos israelíes mientras los soldados israelíes se abrían paso con enormes proyectiles de tanques a corta distancia. Merece ser investigado quién causó la mayor parte de la muerte y destrucción que hubo. Esto es especialmente importante porque estas muertes se utilizan ahora para justificar la destrucción de Gaza y la matanza de miles de personas".

LEER MÁS:

Las familias de los rehenes piden por el canje de todos los prisioneros palestinos en Israel Por Olga Cristóbal, 29/10/2023.

- “¿Por qué le estrechaste la mano al combatiente de Hamás?” - “Porque nos trataron muy bien” Por Olga Cristóbal, 24/10/2023.

Palestina: guerra reaccionaria, guerra nacional, guerra civil Por Olga Cristóbal, 24/10/2023.

´Fake news´ sobre el ataque de Hamas Por Olga Cristóbal, 16/10/2023.

Suscribite a Política Obrera