Todo sube… menos el salario

Escribe Junta Interna ATE LEGISLATURA DIPUTADOS

Tiempo de lectura: 3 minutos

Las medias tomadas por el gobierno Nacional para “evitar la crisis” han adquirido una velocidad vertiginosa y generado consecuencias catastróficas para los trabajadores.

Advertimos que en el discurso inaugural del gobierno se produjo un viraje que pasó de “el ajuste lo va a pagar la política” a “no hay plata, el ajuste lo va pagar el Estado”.

No es un simple cambio de sujeto, sino la vieja tesis y relato que culpabiliza a los trabajadores de la crisis, así fue en el pasado con las empresas del Estado deficitarias, por sus trabajadores y no por la corrupción de los funcionarios que asaltaban sus arcas para “otros pagos”, tanto territoriales como contables, y la solución entonces propuesta fue privatizar y todo lo que debiera ser estatal pasó a manos privadas. Ahora en el presente, con fundamentos similares, se pretende que los Ministerios son elefantes que hay que achicar.

Otro tanto sucede en la órbita privada, los empresarios de la Unión Industrial Argentina, reclaman facilidades para “desprenderse” del personal sin indemnización, se ha mentado el modelo de la UOCRA como el ideal, consiste en que a cada trabajador le descuenten 12% de su sueldo para el Fondo de Cese Laboral, a cobrar al final de la obra o en caso de despido o sea la empresa se ahorra el pago de la indemnización, y el trabajador cobra lo que antes a él le descontaron. Por supuesto que para evitar posteriores juicios laborales necesitan aprobar una reforma laboral que permita esto y otras formas de flexibilidad laboral que arrase con otros derechos.

Un proyecto de supuesta “Modernización del Trabajo” está en carpeta del nuevo gobierno, se pretende aplicar una vieja receta del FMI, reforma laboral, pero también jubilatoria con el objetivo de bajar el gasto del Estado como solución a la crisis.

Mientras este plan se teje en el Congreso con acuerdos de gobernabilidad que viabilicen derogaciones y reformas de ley, el Ministro Caputo, anunció una devaluación oficial del 120 %. Para quienes vivimos de nuestro trabajo nos ha asestado un golpe histórico, en minutos nuestro salario paso a valer la mitad. Un shock devaluatorio que desencadeno una corrida en los precios de alimentos con subas de hasta el 140 %, a los que se deberá sumar el 80% que tuvieron los combustibles, acumulados en solo una semana y que prometen continuar la semana que viene. Ha provocado una desorganización de la economía resumida en la frase “no hay precio” para los bienes y servicios.

La devaluación es supuestamente una forma de evitar la hiperinflación que se llevó puesto nuestro sueldo y ahorros, la remarcación impacta directamente en insumos importados esenciales para la salud e industria. Por lo tanto, el efecto bola de nieve está lejos de detenerse.

Un sector que, si se vio beneficiado, además de los agroexportadores, son los banqueros quienes se reunieron con el Ministro de economía y a su término presentaron como un éxito, el principio de solución a la bomba de las Leliqs, no tardo en revelarse en un gran negocio para los tenedores de vieron duplicar su valor por la garantía en dólares de esos títulos. Por lo tanto, la deuda del Banco Central se duplicó con la misma velocidad que licuo nuestro salario. Ellos si ganaron y ganarán más con el aumento de la tasa de interés.

Mientras todo sube, jubilaciones y salarios siguen congelados, desde el Ministerio de Seguridad, se lanza un protocolo anticonstitucional antipiquetes, prometen ya sin metáforas reprimir toda protesta social, y como si fuera poco, también aplicar literalmente la frase de “el que las hace las paga” pero a quienes protesten ya que el costo del operativo de seguridad sería trasladado a los individuos que participen en ellas u organizaciones sociales y gremiales eso si con un ticket, así el Ministerio factura.

Esta no es la única factura que pretenden que paguemos los trabajadores, quienes no somos responsables de la crisis. En nombre de nuestros intereses y en la actual situación es urgente el reclamo por apertura de las paritarias, para una recomposición inmediata de salarios y jubilaciones.

  • Paritarias ya
  • Aumento del bono legislativo
  • Renovación de los contratos de cámara antes de fin de año
  • Pasé a planta permanente de los y las trabajadoras contratadas

Abramos el debate y organicemos nuestros reclamos.

LEER MÁS:

ATE: ¿A quién beneficia un frente de burócratas, gobernadores, parlamentarios y empresarios? Por Valentina Viglieca, 02/12/2023.

ATE: un plenario general de delegados para enterrar la lucha Por Valentina Viglieca, 29/11/2023.

Legislatura bonaerense: los ñoquis y los trabajadores reales Por Juan Ferro, 05/10/2023.

Suscribite a Política Obrera