Grecia: el Estado es responsable por el hundimiento del barco Adriana con 600 migrantes a bordo

Escribe Mauri Colón

Tiempo de lectura: 2 minutos

Nuevas investigaciones confirman que el Estado griego estuvo directamente involucrado en el hundimiento del barco pesquero Adriana, que transportaba 600 migrantes desde el norte de África.

El hecho sucedió el pasado 14 de junio, cerca del puerto de Pylos, en el Mediterráneo griego. En su momento, las fuerzas navales griegas habían negado su responsabilidad y dijeron que la nave se había hundido por las condiciones precarias de la misma. Incluso, habían informado que habían intentado prestar ayuda a los tripulantes, pero estos no la aceptaron.

Esta teoría fue rápidamente puesta en duda, en parte, porque la misma fuerza en intervenciones anteriores había actuado de forma totalmente contraria. Así, se inició una gran investigación para esclarecer el caso.

En esa línea se inscribe el detallado informe realizado por NDR, The Guardian, Agencia de Investigación Forense y la organización griega Solomon, que llegaron a la conclusión de que el Adriana fue remolcado por la Guardia Costera Helénica hacia aguas italianas. Y que esta fue la causa que provocó que el barco se volcara.

Estos resultados fueron confirmados por Amnistía Internacional y Human Rights Watch, que en un documento concluyen que “el Adriana, un barco pesquero muy superpoblado (...) había iniciado su viaje desde Libia con unos 750 inmigrantes y solicitantes de asilo, incluidos niños, principalmente de Siria, Pakistán y Egipto. Solo 104 de los que estaban a bordo sobrevivieron y se recuperaron 82 cadáveres”.

Los organismos de derechos humanos entrevistaron a sobrevivientes, familiares de desaparecidos, guardias costeros y policías griegos, con resultados más que reveladores. Encontraron que “en las 15 horas transcurridas entre la recepción de la primera alerta, el Adriana estaba en su región de búsqueda y rescate (de Grecia), y cuando se volcó, las autoridades griegas no lograron movilizar los recursos adecuados para un rescate”.

Y más adelante afirman: “Las autoridades eran claramente conscientes de los indicadores de angustia, como el hacinamiento y la falta de alimentos y agua, en el Adriana y, según dijeron los supervivientes, sabían de los cadáveres a bordo y de las solicitudes de rescate”.

Además, los sobrevivientes confirmaron que “una lancha patrullera de la Guardia Costera ató una cuerda al Adriana y tiró, lo que provocó que el barco se volcara. También alegaron que, después de que el barco se volcara, el barco de la Guardia Costera tardó en activar las operaciones de rescate, no logró maximizar el número de personas rescatadas y realizó maniobras peligrosas”.

En definitiva, el informe desmiente todos los argumentos de las autoridades griegas. Lo que sucedió fue una masacre en el marco de la lucha contra la inmigración. En el último año, más de 20.000 personas se ahogaron en el Mediterráneo. Mientras Europa se convierte en una fortaleza contra los migrantes, los mares y las fronteras del Viejo Continente se convierten en la tumba de personas que escapan de la barbarie de sus países de origen.

LEER MÁS:

Naufragio en Grecia: otro crimen contra los migrantes Por Mauri Colón, 18/06/2023.

Grecia: la derecha busca una propina electoral para alcanzar una mayoría absoluta El natural desbarranque de Syriza (MST) y Varoufakis. Por Jacyn, 30/05/2023.

Suscribite a Política Obrera