Autoconvocatoria en Tres de Febrero contra la violencia hacia los docentes

Escribe Jorge González

Tiempo de lectura: 2 minutos

A mediados de noviembre, en el Jardín 923 de Loma Hermosa, un grupo de familiares acusó de abuso a un profesor e intentó lincharlo y agredió gravemente a personal de la institución. El profesor fue detenido de manera irregular y liberado luego de una movilización autoconvocada realizada al día siguiente. El SUTEBA Tres de Febrero entregó constancias a los que concurrían. En asamblea autoconvocada se convocó a un paro distrital y a una nueva concentración para el día siguiente. El paro autoconvocado tuvo una altísima adhesión, a pesar de que ningún gremio docente llamó a adherir y sólo ATE Tres de Febrero se sumó. El día del paro más de 200 docentes y auxiliares se movilizaron a la Jefatura Distrital, para reclamar a las autoridades educativas un pronunciamiento en defensa de los docentes frente a las acusaciones. La Jefatura publicó un comunicado que no reflejó ese pedido. Por su parte, algunos integrantes del grupo agresor siguieron difamando a los docentes por las redes y otros medios. Al día siguiente, un número importante de docentes intentó llevar el reclamo a la asamblea de Memoria y Balance de SUTEBA de 3dF, pero la burocracia le impidió participar.

Este martes 2 se realizó en la Plaza de Caseros la tercera asamblea de docentes autoconvocados. Participaron 60 docentes de Tres de Febrero y otros distritos. Allí se informó que las clases en el jardín siguen suspendidas y algunos docentes de licencia. El profesor falsamente acusado se está recuperando de las agresiones físicas y psicológicas, sin ninguna asistencia psicológica y jurídica de parte de la DGCyE, a pesar de un protocolo que así lo establece. Una situación similar informaron maestras del Jardín 923 presentes: la ART les dio el alta, sin tener en cuenta la situación psicológica y desde Jefatura se las "invita" a que retomen tareas. La asamblea resolvió elaborar un petitorio.

Desde la Tendencia Docente Clasista planteamos que los ataques a la docencia surgen desde el Estado, los gobiernos y partidos patronales que nos responsabilizan del fracaso educativo. Los docentes somos quienes diariamente estamos expuestos frente a las consecuencias del derrumbe económico y social. La situación de vulnerabilidad que atraviesan las comunidades educativas (indigencia, pobreza, abusos intrafamiliares) nos expone a denuncias sin sustento, en algunos casos impulsadas por punteros políticos, y a agresiones de toda índole. Las movilizaciones y paros que, a lo largo del año, surgieron en los distritos frente a esta situación llevaron a que el gobierno de Kicillof y los sindicatos elaboraran un protocolo de resguardo y reparación, como un intento de establecer una línea de protección a los docentes. Las denuncias y agresiones, sin embargo, siguen. Solo se aplican medidas parciales que son parches frente a la situación. Por su parte, SUTEBA rechazó durante todo el año convocar a un paro provincial.

A través de las asambleas, la movilización y el debate los docentes sacaremos las mejores conclusiones para frenar las agresiones y luchar por los reclamos docentes y en defensa de la niñez y la escuela pública.

Suscribite a Política Obrera