Escuela de Musica de Salta: por la reincorporación de los profesores Sulic, Tinte y Laguna

Escribe Miguel García

Persecución política disfrazada de violencia de género

Tiempo de lectura: 3 minutos

Pablo Sulic y Marina Laguna han sido separados de sus cargos a raíz de denuncias que alegan ‘acoso laboral’ y otros motivos. La denunciante, Silvina Añez, es quien en su momento ocupó el rol de rectora de la misma escuela y hoy ejerce la docencia.

Otro caso tuvo lugar este año mediante la misma metodología con la misma persona denunciando a Daniel Tinte, otro docente de trayectoria en la institución –alegando violencia de género– . Bajo un cuadro similar al actual fue expulsado para luego, finalmente, ser sobreseído en la causa. No obstante, la Dirección General de Educación Superior no le permite su retorno a las aulas. Mientras tanto, aun existiendo un fallo judicial a su favor, Tinte se halla completamente excluido del establecimiento.

Persecución política

Los tres profesores han sido referentes del movimiento docente-estudiantil de la Escuela tomando siempre la posta ante los diversos agravios perpetrados por el Estado provincial, por intermedio de camarillas encabezadas por rectores al seno de la institución educativa cuyas políticas de gestión han estado caracterizadas por ser persecutorias y arbitrarias en todo sentido: exigencias del pago de "la cooperadora" a estudiantes o no se los inscribía, designaciones a dedo de profesores afines a la camarilla rectoral de turno y expulsivos cambios de horarios de comisiones de cursada impuestos de forma repentina al estudiantado, entre otros agravios, signaron tales gestiones.

Sulic, Laguna y Tinte han estado a la cabeza del combate contra las intentonas de los rectores Mevoras y Añez viabilizando a partir de asambleas autoconvocadas un Consejo Directivo compuesto por estudiantes y docentes –incorporando incluso al TAP (Trayecto Artístico Profesional), la carrera que la DGES quería excluir bajo el pretexto de que no califica como Educación Formal– y hasta una Comisión de Hacienda que ponía en manos de la comunidad educativa el control de las finanzas de la Escuela: todo lo absolutamente contrario a la política persecutoria, y en toda la línea arbitraria, promovida por los mencionados rectores.

Las denuncias han tenido lugar, a modo de represalias, al fragor de la lucha del movimiento docente-estudiantil por la defensa de su Escuela. Dichas denuncias poseen, en simultáneo, un carácter punitivista (en tanto son falsas) y persecutorio (en tanto los referentes son excluidos de la institución educativa). Los afectados son la cabeza del movimiento. Ante esto, los estudiantes agraviados, así como manifestaron su desacuerdo en torno a la situación de Tinte, y como en anteriores años lo hicieron contra los rectores, se nuclearon en la institución para empapelar todo su frente con carteles y replicar su desacuerdo con consignas de solidaridad con la docencia y de repudio a las causas armadas en su contra. Esto fue hecho en el marco de la convocatoria asamblearia de la lista MUSA, nueva dirección electa del centro de estudiantes. La única resolución de ellos que se conoce es un comunicado público de rechazo a la expulsión de Laguna y Sulic exponiendo la ilegalidad de su carácter y la toma de medidas formales para que los estudiantes en calidad de libres perjudicados puedan rendir sus materias con profesores suplentes que los evalúen acorde a los criterios de los docentes hoy separados.

La DGES, una instancia judicial paralela

Queda claro que la DGES se ha constituido como una instancia judicial paralela que impide el retorno de un docente sobreseído en sede judicial; y avanza asimismo ahora contra otros dos miembros del plantel profesoral. A la vez, dicho órgano actualmente promueve un ‘’Acuerdo de convivencia’’ entre direcciones estudiantiles y autoridades donde ‘’cada uno acate qué hacer y qué no’’. Son, ambas, piezas complementarias de un mismo mecanismo censor y persecutorio, cuyo propósito es descabezar al movimiento de docentes y estudiantes forjado al calor de las luchas.

Por autoconvocatorias en la EDM: la continuidad de los métodos históricos, de las asambleas que nos han permitido pasar a la ofensiva en pro de todas nuestras conquistas hasta aquí es vital. La victoria de la reincorporación de Sulic, Laguna y Tinte, en esa sintonía, es un primer paso para derrotar este modus operandi de aislamiento de los luchadores.

LEER MÁS:

Salta: la privatización en la escuela de música José Lo Giudice Por Miguel García, 14/10/2023.

Salta: los estudiantes de la Escuela de Música enfrentan la avanzada antieducativa del gobernador Sáenz Por Miguel García, 22/11/2022.

Suscribite a Política Obrera