Mariela Ugarteche (INTI): “Si los trabajadores nos organizamos y coordinamos, podemos derrotarlos”

Escribe Carlos Suárez

Tiempo de lectura: 5 minutos

Mariela Ugarteche es una activista del INTI que ha sido parte de diversos procesos de lucha de sus trabajadores. Entre ellos, la lucha contra los despidos del año 2018 que implicó, además, la ocupación del parque ubicado en San Martín. Hablamos con ella sobre la amenaza de una nueva ola de despidos y la privatización del INTI, previstas en el DNU y la Ley Ómnibus.

Política Obrera: ¿De qué modo se vivió el proceso electoral durante el 2023?

Mariela Ugarteche: Se debatían constantemente en los sectores las distintas alternativas desde un punto de vista muy conservador: si votar a la derecha (Milei o Bullrich) o a Massa. Si bien a todos les quedaba claro que Massa también iba a aplicar el ajuste para pagarle al Fondo, la opinión general era que no iba a hacer un ajuste a lo Milei, por lo que era el “mal menor”. Veían garantizado el pase a planta y que no habría despidos. La izquierda aparecía muy desdibujada en el proceso, logrando algunos votos a través del corte de boleta con Massa, pero sin un protagonismo propio. Las direcciones gremiales, tanto de UPCN como de ATE, por su parte, se dedicaron a hacer campaña por Massa. De hecho, en general no consideraban que Milei pudiese ganar.

PO: ¿Qué expectativas despierta la presidencia de Milei?

MU: Salvo en algunos votantes de Milei, los trabajadores no tienen expectativas favorables, se ven venir un gran ajuste: en los sectores se habla del congelamiento salarial, la posibilidad de despidos, la posible privatización de sectores y de la inflación que está licuando nuestros salarios día a día. Generan mucha indignación las declaraciones del gobierno.

PO: ¿Cómo van a afectar las medidas de Milei a la relación del INTI con el proceso productivo y el control del Estado sobre las empresas?

MU: Con el DNU, Milei intenta eliminar cualquier tipo de control a las empresas, desconociendo inclusive cómo funcionan los Estados. Intenta eliminar controles que harían no solo bajar la calidad de los productos y manufacturas, sino que pondrían trabas a las empresas para exportar, ya que sus productos no serían recibidos en la UE ni en EE. UU. u otros países, que exigen la certificación del control de calidad o de idoneidad de las mercaderías recibidas. Así como SENASA y ANMAT certifican la calidad de alimentos o medicamentos para el consumo interno y externo, muchas empresas necesitan el control sobre la calidad de insumos o productos que circulan o exportan, desde mercancías peligrosas hasta la aptitud bromatológica de materiales en contacto con alimentos, de materiales de juguetes o de control de naftas y surtidores, por mencionar algunos aspectos. Controles que las empresas no pueden realizarse a sí mismas para exportar a otros países ni para garantizar a la población la calidad de lo que consume. En el listado que se dio a conocer de las 41 empresas que se pretenden privatizar, en general son Sociedades Anónimas creadas por los gobiernos precedentes, tanto peronistas como macristas. Entre ellas figura el Polo Tecnológico Constituyentes SA, que se formó por el decreto 894/1998 de Menem, a iniciativa de la SEPyME (Secretaría de la Pequeña y Mediana Empresa) y los “socios” que la constituyen, cada uno con el 16,67 % de participación, que son el INTI (industria), CITEDEF (tecnología para la defensa), CNEA (energía atómica), SEGEMAR (geología y minería), sumándose después la UNSAM (universidad) e INTA (agropecuario). Cualquier intento de privatizar estos organismos constituye la entrega a las corporaciones privadas de sectores estratégicos para el desarrollo nacional.

PO: ¿Cómo repercutirá todo esto sobre los trabajadores?

MU: Como lo expresara antes, con un gran deterioro de nuestras condiciones laborales y salariales. El presupuesto aprobado para el organismo es el mismo que el del 2023, pero con una inflación que ya lo demolió; aunque desde el gobierno se festeja que “en diciembre fue solo del 40 %”, la paritaria salarial pasó a un cuarto intermedio hasta el 15 de enero con el argumento de que “no hay plata” y esta situación se va a seguir reproduciendo en los meses siguientes. Dieron de baja todas las compras de equipos e insumos que estaban aprobadas, con lo que se intenta dificultar nuestro trabajo.

Una aclaración importante es que el gasto del Estado representa un 0,5 % del PBI. Una insignificancia si consideramos otros sectores donde deberían realmente ajustar. ¿O no era la casta, que hoy forma parte del gobierno, la que iba a pagar el ajuste? La campaña mediática sobre la ineficiencia del Estado debería orientarla hacia quienes dirigen los organismos y no hacia sus trabajadores, que somos los que a pesar de todas las trabas los hacemos funcionar. Esta situación ya la vivimos con las privatizaciones de los servicios públicos y del ANSES, donde se gestionó mal para instaurar falsamente que la gestión privada es más eficiente y lograr un acuerdo popular.

PO: ¿Qué debates se están produciendo en relación al paro del 24 de la CGT? ¿Hay expectativas?

MU: No hay expectativas, sobre todo al dejar pasar tanto tiempo para la convocatoria y porque las direcciones sindicales no cuentan en general con el respeto de los trabajadores. Son varios los compañeros que opinan que esa marcha es para medir fuerzas para la negociación por las obras sociales y prepagas. Sin embargo, también hay compañeros que piensan que hay que asistir con nuestras consignas. “Abajo el DNU y la ley ómnibus”, “aumento salarial”, “no a las privatizaciones, ningún despido”. Pero estos mismos compañeros se sienten inseguros con el rol que va a jugar la oposición, con el planteo de dejar gobernar, lo que destruyan ahora va a costar recomponerlo. Si pasan estas leyes, nuestras condiciones laborales, jubilaciones, salarios, salud, educación…. nuestras condiciones de vida en general retroceden un siglo. No lo podemos permitir.

PO ¿Consideran que es factible derrotar el DNU y las medidas de Milei?

MU: Si los trabajadores nos organizamos y coordinamos nuestros reclamos, bajo una dirección independiente, podemos derrotarlos.

LEER MÁS:

El 24, un paro de aparato Declaración de Política Obrera, 09/01/2024.

Un DNU contra las trabajadoras Elimina la doble indemnización por despido de las mujeres embarazadas y de las trabajadoras de casas particulares no registradas. Por Olga Cristóbal, 02/01/2024.

Al DNU de Milei sólo lo para una huelga general Nota de tapa de Política Obrera N°85 edición impresa. Año 4 (2° época). Desindexa salarios y jubilaciones, pero indexa 700.000 millones de dólares de deuda pública. 25/12/2023.

Una contrarrevolución laboral con forma de decreto Por Marcelo Ramal, 21/12/2023.

Suscribite a Política Obrera