Menéndez aplica la motosierra en Merlo

Escribe Julio Gudiño

Tiempo de lectura: 2 minutos

La última semana de diciembre, el Concejo Deliberante de Merlo aprobó a libro cerrado, como ha sido la costumbre tanto durante el gobierno de Othacehe como con el de Menéndez, el presupuesto 2024. El mismo incluye un tarifazo en las tasas municipales del 230%. Sin embargo, la votación del aumento de las tasas se hizo por separado de la votación del presupuesto. Este impuestazo fue votado por los kirchneristas de Unión por la Patria y por Tucán Lorenzo y Paola Toledo; los últimos dos, flamantes concejales electos por LLA. Fue rechazado por el FITU, Cambiemos y el othacehísmo.

La votación de un presupuesto a nivel gubernamental implica conocer los montos y la estructura de los ingresos durante un período contable dado, así como los gastos y el destino de los mismos. Sorprendentemente parte de Juntos por el Cambio, que había votado en contra del impuestazo, votó a favor del presupuesto (¡!) que incluye el impuestazo. Como ya hemos dicho, absolutamente ningún concejal conoce el estado contable de la municipalidad, como si fuera un secreto comercial, a pesar de lo cual lo aprueban, avalando políticamente el uso discrecional y sin control de los recursos del Estado municipal.

Además de la recaudación impositiva propia del distrito proveniente de tasas y contribuciones, se recibe coparticipación de la Provincia de Buenos Aires. Como hemos mencionado en otra nota Merlo es uno de los partidos que mayor coparticipación provincial recibe. Por tanto, los recursos financieros de los cuales dispone Menéndez son cuantiosos. Esta abundancia financiera contrasta con el fuerte ajuste sobre los salarios y el empleo de los trabajadores municipales. En enero el 70% del plantel del hospital Eva Perón fue despedido reduciendo a su mínima expresión la atención sanitaria y dejando a los habitantes del distrito sin guardia clínica, con el agravante de que se produjo en medio de un pico de Covid. También se encuentran en estado de abandono la infraestructura urbana (caminos y luminaria pública) y medioambiental: el distrito tiene un serio problema de tratamiento de residuos.

Motosierra Menéndez replica, al igual que Kicillof en la provincia de Buenos Aires, la política de ajuste de Milei: impuestazos y tarifazos de un lado, y congelamiento salarial y ajuste del otro, a pesar de que posó de opositor en la movilización de la CGT del 24. El FITU ha caracterizado erróneamente a la votación en el Concejo como la formación en Merlo de un “cogobierno” entre el PJ y los libertarios, porque no advierte que el propio PJ fue quien armó las listas de LLA no solo aquí sino en otros distritos también.

Para derrotar esta política de agresión hacia el pueblo es necesario desarrollar una amplia coordinación de los trabajadores que se encuentran luchando por sus condiciones de trabajo y por su salario. En nuestro distrito ellos son los trabajadores del neumático, los metalúrgicos, los trabajadores de la salud privada y pública y el movimiento de desocupados.

Suscribite a Política Obrera