Argentina, base geopolítica del imperialismo y el Estado sionista en el marco de una guerra mundial

Escribe El Be

Tiempo de lectura: 5 minutos

Durante la jornada de protestas y movilizaciones del día de ayer frente al Congreso Nacional, el gobierno ordenó el despliegue de tres fuerzas federales para arremeter contra los manifestantes. Todo este operativo resultó en un fracaso en su objetivo de evitar el corte de calle. El otro fracaso fue que, por la noche, vecinos de la capital se acercaron al Congreso con sus cacerolas para sumarse a la protesta. Las cámaras de C5N identificaron a un policía del Grupo de Operaciones Motorizadas Federales que portaba en su uniforme un símbolo identificado con La Libertad Avanza.

El viernes pasado, la ministra del operativo, Patricia Bullrich, se reunió con el embajador estadounidense Marc Stanley para discutir “la inclusión de la Argentina en una base de datos del FBI y la ampliación de la capacitación norteamericana a policías argentinos” (Clarín, 27/01). La base de datos del FBI llamado Vanguard es una especie de “comando tripartito virtual en tiempo real que permitirá intercambiar informes entre Estados Unidos, Argentina, Paraguay y Brasil” y “no se circunscribe a la Triple Frontera y al narcotráfico, sino a todas las dimensiones y jurisdicciones”, según explicó a Clarín una alta fuente del Ministerio de Seguridad. “Y el FBI solo lo comparte con gobiernos aliados”, agrega el diario.

Los primeros en ser capacitados serán los miembros de los “Grupos Operativos Conjuntos”, creados por la misma Bullrich en el 2017, durante la presidencia de Mauricio Macri. Estos grupos están integrados por miembros de la Policía Federal, Gendarmería, Prefectura y Policía de Seguridad Aeroportuaria; la capacitación también podría alcanzar a jueces y fiscales. La misma sería llevada a cabo por las Academias Internacionales de Aplicación de la Ley (ILEA), que son academias de policía internacionales administradas por el Departamento de Estado de EE.UU. “En ellas se instruye a las policías locales en contraterrorismo, interdicción de narcóticos, detección de documentos fraudulentos y prácticas de control fronterizo”. Los instructores de ILEA son del FBI; la DEA y otros organismos como la Agencia de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF).

Por otra parte, en su reciente visita a Washington para la liberación de un giro de dinero del FMI al gobierno de Milei, el jefe de Gabinete, Nicolás Posse, se reunió con el jefe de la CIA, William J. Burns. Luego de la reunión con el FMI, el funcionario “se concentró en la agenda de cooperación internacional en seguridad e inteligencia con el gobierno del presidente Joe Biden” (La Nación, 01/02). Posse viajó junto al jefe de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), Silvestre Sívori. Está previsto también que la próxima semana llegue a Buenos Aires el subsecretario de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental del Departamento de Estado, Brian Nichols, “el diplomático de mayor rango del gobierno de Biden para América latina” (ídem).

La “colaboración” de Estados Unidos en la política represiva del gobierno de Milei viene de la mano con el alineamiento internacional del gobierno argentino con la OTAN. En esta senda, Milei “prepara dos gestos de fuerte alineamiento con Estados Unidos” (Página/12, 30/01). El primero se trata de “un decreto para autorizar a las Fuerzas Armadas a intervenir en cuestiones de seguridad interior definidas como 'amenazas extranjeras'”, para lo cual “se tomará como amenaza extranjera casi cualquier cosa, empezando por el narcotráfico o los pueblos originarios” (ídem). El modelo, asegura el diario, “es impulsado desde hace años por Washington”. Por su puesto que está presente la idea de que “los militares releven a gendarmes para que estos sí actúen en el conflicto social, como se vio en la marcha del 24 de enero”.

El otro punto es la compra de aviones dinamarqueses F-16, de origen estadounidense, por un valor que se acerca a los 600 millones de dólares. “El punto que le importa a Washington es que la Argentina descarte la compra de los aviones chinos J-17, mucho más modernos y con armamento, que eran objetados por Gran Bretaña. Los F-16 son viejos, renovados, pero todo el control del mantenimiento y los repuestos pasa por el visto bueno de Londres” (ídem). El diario informa que en su momento, el Ministerio de Defensa, bajo el gobierno anterior, entendía que a la Argentina le convenían los aviones chinos porque tenían un valor disuasivo frente a Gran Bretaña. “O sea, Londres tendría en cuenta que la Argentina contaba con un elemento de defensa importante, no controlado por ellos”. Por eso la compra de los Thunder chinos y paquistaníes era objetada por Londres, además de romper el alineamiento con Washington.

El mantenimiento de los aviones daneses será demasiado costoso para la Fuerza Aérea. “El mantenimiento es caro y, con un gobierno que nos dice que no hay plata, esperemos que estos aparatos no terminen siendo maceteros llenos de plantitas. Volarlos una hora cuesta entre 10 mil y 15 mil dólares. ¿Habrá fondos para entrenar a los pilotos?” (ídem). La vicepresidenta Victoria Villarruel busca aumentar la partida presupuestaria para las Fuerzas Armadas. La defensora de genocidas tiene una agenda propia de actos y recorridas con sectores de las FFAA.

Sin embargo, el Ministerio de Defensa descartó esta semana el pago de la jerarquización salarial para los militares anunciada en la gestión de Alberto Fernández. “El recorte pega en un un sector considerado 'como un electorado propio' por el oficialismo”, sostiene Clarín (01/02).

Como parte del alineamiento internacional de gobierno de Milei con Estados Unidos e Israel, Clarín informa que “durante el encuentro Bullrich y Stanley analizaron con preocupación el aumento de la cooperación militar entre Bolivia e Irán”. El gobierno del MAS de Luis Arce es acusado de pedir “visas mínimas” a los iraníes que ingresen a su país.

Estados Unidos tiene múltiples intereses en la relación con el gobierno de Milei. El embajador Stanley señaló recientemente que los argentinos “están sentados sobre la segunda mayor reserva de petróleo y gas del mundo. Están sentados sobre la tercera mayor reserva de litio. Tienen cobre, magnesio, trigo, maíz, soja, ganado, un gran capital humano, y el mundo necesita lo que tiene la Argentina. Estados Unidos fue, y todavía es por lejos, el mayor inversor en la Argentina. Nuestras compañías ya están asociadas con la Argentina de manera regular.

El propósito del gobierno de Milei es convertir a Argentina en una base geopolítica del imperialismo norteamericano y el Estado sionista en la guerra mundial contra Rusia y China, y el llamado “Sur Global”.

LEER MÁS:

La calle y el recinto: la derrota política del gobierno en la Plaza de los dos Congresos Por Jorge Altamira, 31/01/2024.

A 40 años del fin de la dictadura genocida, el presidente de Argentina viaja en apoyo a un régimen genocida sin la condena de ningún ‘partido de la democracia’ Por Comité Editorial, 31/01/2024.

Bullrich inventa terroristas Por Emiliano Fabris, 18/01/2024.

Bullrich fuera de la ley - represión y fascismo Por Jorge Altamira, 15/12/2023.

Las “fuerzas del cielo” de Milei: una alianza estratégica con el Estado genocida de Israel Por Emiliano Fabris, 14/12/2023.

Suscribite a Política Obrera