La fila del hambre de Sandra Pettovello

Escribe Leonardo Perna

Tiempo de lectura: 3 minutos

La semana pasada la ministra Sandra Pettovello, ante las protestas en la puerta del ministerio y en diferentes establecimientos, informó que no recibiría a ningún referente. Y agregó que convocaba a que se acercaran las personas asistidas en los comedores de manera individual. Este planteo se hizo viral a través de un video suyo en redes sociales donde dijo: “¿Tiene hambre la gente? Voy a atender uno por uno a la gente que tiene hambre, no a los referentes. Vengan de a uno que les voy a anotar el DNI, el nombre, de dónde son y van a recibir ayuda individualmente”.

Ante esto, este lunes una hilera de 20 cuadras que llegaba de Carlos Pellegrini y Juncal hasta la Av. San Juan se presentó para ser atendida por la ministra. Por supuesto, esta fila representa una delegación simbólica de los millones que acuden a comedores y merenderos a lo largo del país que, de ser convocados oficialmente, se encontrarían impedidos por distancia y recursos a poder viajar a la Ciudad de Buenos Aires para ser atendidos en el edificio de la Av. 9 de Julio.

A través del vocero presidencial Adorni, el gobierno informó que no atendería a nadie: “Hoy no los va a recibir. Jamás los ha citado”, “no ha sido intención de la ministra que la gente la pase mal al rayo del sol con estas temperaturas”. En el interín, Pettovello se trasladó al Municipio de José C. Paz.

Esta situación se da en el marco del reclamo de alimentos de parte de las organizaciones sociales que desde hace meses se encontraron con el corte en el suministro de secos y frescos. Buena parte de los comedores que llevaron adelante esta acción se encuentran enrolados en la UTEP, Evita y Somos Barrios de Pie. Lo que sí hubo fue un despliegue policial con escudos y decenas de efectivos que rodeó el edificio mismo.

Desde la UTEP comentaron: “La semana pasada nos movilizamos con los secretarios adjuntos de la UTEP. Con soberbia, planteó que va a atender a cada persona en situación de hambre, entonces lo que hicimos es traer a cada persona que se acerca a nuestros comedores, también a las responsables sociocomunitarias de nuestros comedores y merenderos, para que nos escuche”, “lo mínimo que tenía que hacer era estar”. Gramajo -para La Nación- agregó: “Nos llama la atención que el Gobierno tome la decisión de desabastecer a los comedores comunitarios sabiendo que cumplen un rol de evitar que la situación social sea catastrófica del todo. Nosotros no nos oponemos a ningún control ni auditoría”.

Acuerdo con las Iglesias Evangélicas

Al mediodía de hoy Pettovello, en la localidad de José C. Paz junto al secretario Pablo de la Torre, firmó un acuerdo con la ‘Alianza Cristiana de Iglesias Evangélicas de la República Argentina’ (Aciera). Este incluye la compra de alimentos por el valor de 177 millones de pesos para lo que serían 723 puntos de entrega. El acuerdo es parte de la política de reemplazar la compra de alimentos por transferencias directas de fondos hacia unidades de gestión y entidades.

Para este caso, aún no se informó dónde se encuentran estos puntos o si es requisito practicar el evangelismo para ser atendido. “Este acuerdo significa que los comedores de la red evangélica reciban ayuda directa y sin intermediarios” comunicó a los medios el Ministerio de ‘Capital Humano’. En enero ya había avanzado con ‘Fundación Más Vida’ en Quilmes, otro espacio perteneciente a sectores del evangelismo. La pregunta que varios se hicieron es qué diferencia a la red evangélica con otras organizaciones para no ser ellos considerados también ‘intermediarios’.

Durante la tarde, la Conferencia Episcopal de la iglesia católica publicó un comunicado donde le pidió al gobierno que no interrumpa la ayuda alimentaria a los comedores mientras se da el cambio de modalidad: “la comida no puede ser una variable de ajuste", “hoy a cientos de miles de personas se les hace cada vez más difícil alimentarse bien”. La Iglesia Católica recibe gigantescas partidas presupuestarias en materia de asistencia social y son el eje de la contención social en los barrios de todo el país.

Mientras tanto, con la asistencia alimentaria cortada, los comedores y merenderos se encuentran con un incremento de asistentes. Consecuencia de los aumentos, la inflación y la recesión que congeló changas y produjo despidos entre los sectores más precarizados.

LEER MÁS:

Ministerio de ‘Capital Humano’: sin alimentos y en crisis Marchemos al poder político. Por Leonardo Perna, 30/01/2024.

Suscribite a Política Obrera