Pergamino: ¡ningún despido en La Nueva Perla!

Escribe Lucio Servidía

Tiempo de lectura: 3 minutos

La Unión Tranviarios Automotor (UTA) confirmó el pasado martes a medios locales la concreción de siete despidos en La Nueva Perla SRL, empresa privada de transporte público de la ciudad de Pergamino. Afirmaron que el transporte público de pasajeros en el interior del país está atravesando una crisis "sin precedentes".

Entre las medidas del gobierno nacional, anunciadas por el ministro de economía Luis Caputo en la primera semana de gobierno, estuvo la modificación del esquema de subsidios al transporte. Esta es la excusa con la cual La Nueva Perla despide trabajadores a pesar de haber tenido garantizado, desde su instalación en la ciudad, un grueso beneficio de subsidios millonarios por parte de los Estados nacional, provincial y municipal.

La empresa, históricamente, cobró el boleto más caro del país. Viene de aumentar el pasaje un 861,5% en enero. Sobre este aumento se suma un segundo de un 50% a partir de marzo que dejará el boleto en $751,15.

El aumento sistemático del precio del boleto y de los subsidios municipales ha sido siempre la política del Honorable Consejo Deliberante de Pergamino, que sin distinguir colores políticos se ha dedicado a engrosar las arcas de los dueños de la empresa con el dinero del Estado y de los usuarios. Lo demuestra la adquisición por parte de la familia González, dueños de LNP, de la empresa de soda y agua “Nueva Pracilio” en el año 2015.

La contracara de esto es un servicio en pésimas condiciones con unidades que no funcionan, recorridos cada vez más recortados y espaciados en el tiempo y el cese de la circulación los días domingos y feriados.

Con subsidios millonarios y el boleto más caro del país, la empresa sólo se dedica a recibir ganancias y despedir trabajadores. Se han mostrado completamente incapaces de sostener el servicio. Los aumentos del boleto impactan directamente sobre las familias trabajadoras que utilizan el transporte público para ir a trabajar o a estudiar. Los sucesivos golpes en los ingresos de una clase trabajadora con un 57% de pobreza llevarán a la inutilización de un servicio de transporte impagable y que está siendo vaciado por sus propios dueños. La tendencia es al cierre de la empresa.

Despidos

La inviabilidad del plan económico de Milei está teniendo como resultado que las empresas ya se empiezan a tomar para poder despedir a miles en todo el país. El lock out patronal de la metalúrgica Acindar o los despidos en Bridgestone se inscriben en este marco, al igual que los despidos en La Nueva Perla.

La burocracia sindical de la UTA se ha limitado a “iniciar negociaciones”. Lejos de organizar un plan de lucha hasta reincorporar a los trabajadores despedidos, Tomás Lencina, secretario general de la UTA San Nicolás, expresó públicamente "(…) reconozco el esfuerzo del Municipio de Pergamino que siempre acompañó, apoyó para que las fuentes de trabajo no se pierdan y los vecinos mantengan las prestaciones de los colectivos". Lencina avala la política municipal que llevó al actual vaciamiento de LNP.

Desde Política Obrera nos solidarizamos con los trabajadores despedidos de La Nueva Perla y planteamos la necesidad de una medida de fuerza que pare completamente el servicio hasta que se reincorporen los despedidos.

Invitamos a los vecinos de Pergamino a discutir esta situación y exigir la apertura e investigación de los libros contables de la empresa para conocer la situación real. Si la empresa no puede sostener el servicio, este debe ser municipalizado bajo control de sus trabajadores.

Llamamos a coordinar las luchas en curso y a organizar una Huelga General que ponga fin a los despidos y al ajuste de Milei, los gobernadores y los intendentes.

LEER MÁS:

Paritarias municipales en Pergamino Por Lucas Giannetti, 30/11/2023.

Suscribite a Política Obrera