Explosión de casos de dengue en la Ciudad de Buenos Aires

Escribe Soledad Domínguez

Tiempo de lectura: 3 minutos

La epidemia del dengue se está expandiendo en nuestro país, marcando un récord de 130.000 casos. La ciudad de Buenos Aires no es ajena a esta situación: ya está caratulada como de “riesgo alto”, lo que significa que hay presencia del vector con existencia de casos confirmados (con y sin antecedentes de viaje). Las guardias de hospitales y sanatorios privados se encuentran saturadas.

Según el Boletín epidemiológico de la Ciudad (BES 8/03/2023) , desde el inicio de la temporada 2023-2024 (del 2 de julio de 2023 al 8 de marzo de 2024) fueron notificados 11.123 casos. En relación a la evolución clínica, 277 casos requirieron internación y hay, hasta ahora, 3 personas fallecidas.

Es importante destacar que la temporada de dengue este año se adelantó, en relación con las anteriores, registrándose un aumento de casos desde las primeras semanas del 2024. La comuna 1 (que comprende a los barrios de Retiro, Puerto Madero, San Telmo, Monserrat y Constitución) es la más afectada.

Colapsan las guardias

El aumento de casos influye directamente sobre la demanda en los hospitales y sanatorios de la ciudad, donde la demanda de atención ha aumentado exponencialmente, colapsando las guardias.

Las filas comienzan temprano en la mañana y se extienden durante toda la tarde. Uno de los hospitales que percibe alta demanda es el Hospital Tornú (ubicado en el barrio de Parque Chas, comuna 15) que ha tenido filas de hasta dos cuadras. También hay un incremento de la demanda en el hospital Muñiz, ubicado en la zona sur de la ciudad. En sanatorios privados que, además de atender a prepagas, atienden obras sociales sindicales, como el sanatorio Anchorena, las guardias están saturadas con esperas de 6 , 7 horas para la atención. Esto es así porque además de la explosión de casos, las obras sociales unifican en algunos sanatorios la realización de los testeos para detectar el cuadro. Trabajadores y trabajadoras mencionan que no dan abasto, porque, además, se reduce el personal por la existencia de contagios dentro de sus propias filas. Ademys, sindicato docente, denunció “la situación gravísima que padecen las escuelas”.

Temporal, inundaciones y catástrofe anunciada

Las lluvias ocurridas esta semana presagian un incremento de mosquitos, elevando el riesgo de contagios de la enfermedad. Las condiciones de infraestructura en las que se encuentran una cantidad de barrios de la ciudad, por ejemplo, las zonas donde se ha acumulado agua de las lluvias, demuestran que con sólo una campaña informativa no basta. En la Comuna 15, por ejemplo, esto se agrava por el abandono criminal por parte de los gobiernos de las obras del bajo viaducto del tren San Martín, un criadero de mosquitos a gran escala a la vera del barrio La Carbonilla. Otro tanto ocurre en el Playón de Chacarita, donde los vecinos denuncian el desmantelamiento de los equipos del IVC con una urbanización a medio terminar. La campaña de descacharrización (eliminar los elementos que puedan ser criaderos de mosquitos) en este cuadro no alcanza, porque no se garantizan las condiciones ambientales y sanitarias mínimas para el cuidado de la salud. Acceder a un repelente se hace cada vez más difícil, ya que su costo parte desde los $5.000.

En una emergencia como esta, cuando además el coronavirus sigue circulando, el presupuesto destinado a salud es el mismo que el del 2023, en el marco inflacionario. El vaciamiento de la salud pública es un ataque a la clase obrera. Los hospitales públicos hacen frente al crecimiento de la demanda con graves problemas edilicios. El temporal ha provocado cortes de luz (Hospital Ramos Mejía) e inundaciones en algunos servicios (Hospital Durand). A su vez, en muchas áreas programáticas de los hospitales, el descacharreo y la recorrida por los barrios quedan a cargo de los promotores y promotoras de salud, quiénes están totalmente precarizados/as. Esto es una clara demostración del brutal ajuste que atraviesa el sistema de salud.

Es necesario oponer a esta política un programa para impulsar la prevención del dengue, reclamando la gratuidad de la vacuna, exigiendo la fumigación de escuelas y barrios de la ciudad, reforzando en las zonas más afectadas, campañas de descacharrización, provisión de repelentes de forma gratuita, incorporación de personal bajo convenio y con la regulación de todo el personal existente. Organicemos este reclamo en los barrios y centros de salud.

Suscribite a Política Obrera