Hospital municipal de Morón: “Nos autoconvocamos porque dijimos basta”

Escribe Patricia Urones

Tiempo de lectura: 2 minutos

El 4 de marzo pasado los trabajadores del Hospital Municipal de Morón se movilizaron al Sindicato de Municipales de Morón y a la Municipalidad, dirigida por el kirchnerista Lucas Ghi, en reclamo de aumento de salarios y contra la precariedad laboral. “Política Obrera” reporteó a una de sus trabajadoras.

Contanos qué está pasando en el hospital de Morón

El problema son los salarios. Esto viene desde hace años, yo entré hace más de 10 años y ya desde ese entonces había problemas. El sueldo básico de una enfermera profesional con 15 años de antigüedad es de $160.000. Un auxiliar con 30 años de antigüedad, por ejemplo, está cobrando $101.000. Se jubilan con el IPS. El plantel es de aproximadamente 400 trabajadores, se divide en planta permanente y contratados y el Hospital tiene un sector de consultorios externos. Los compañeros que hoy están como contratados no saben qué va a pasar con ellos. Ahora en marzo se estaría por abrir la paritaria. En el trimestre diciembre-enero-febrero no hubo ningún aumento para compensar lo perdido. Entre los trabajadores enfermeros, hace 10 años que no nos dan uniformes, y nos cansamos. La protesta primero surgió en enfermería, hasta que en un momento se llegó a generalizar el reclamo hacia todos los sectores.

¿Y cómo fue que empezaron a ponerse en acción?

La bronca saltó porque los delegados ponen peros para todo reclamo. Y… primero nos empezamos a preguntar ¿qué hacemos? ¿Llamamos a canales?, para denunciar nuestra situación, y que los salarios no alcanzaban. Entonces los compañeros empezaron a pegar carteles en los ascensores y pasillos, pidiendo aumentos de sueldos, denunciando los sueldos indignos, etc. Los directivos quitaban los carteles y amedrentaban a los trabajadores por usar material del hospital para pegar los carteles. El trabajador que era referente fue llamado por la dirección. Se empezaron a hacer asambleas en el playón del hospital, al principio con los delegados del hospital. Hicimos una nota al sindicato pidiéndole que se pongan a la cabeza del reclamo. El sindicato responde que la nota es mal intencionada y no la reciben. A partir de eso los delegados del hospital empezaron a plantear que el sindicato no los dejaba participar de los reclamos porque eran ilegales y políticos. La última asamblea se hizo sin los delegados. Entonces nos dimos cuenta que no íbamos a contar con los delegados y empezamos a salir de nuestros lugares de trabajo para hacer acciones de protesta. Hicimos una movilización al municipio y acciones de visibilización en el hospital.

¿Qué adhesión tenían entre los trabajadores estas medidas?

Frente a estas primeras medidas los compañeros del hospital reconocían que era necesario el aumento del sueldo. Muchos apoyaban, pero temían porque eran contratados. Ahora se hacen asambleas de autoconvocados tres veces a la semana, en turno tarde y en turno mañana. Yo, la verdad, es la primera vez que me movilizo, y lo hago porque es muy necesario. Tengo muchas expectativas en que esta lucha avance. Muchos compañeros quieren parar todo. Lo importante es que esta lucha es un primer punto de reagrupamiento.

Suscribite a Política Obrera