El paro en Salta, acatamiento dispar

Escribe Gabriela Jorge

Tiempo de lectura: 1 minuto

En el caso del transporte y camioneros, se paró completamente. La noche anterior las patronales anunciaron que no se brindaría servicio. Lo mismo ocurrió con el sindicato de maquinistas, La Fraternidad, que convocó solo a parar pero sin movilizar. En el caso de la Coca-Cola, el acatamiento fue completo en la fábrica. En el caso del comercio, fue relegado solo a algunos comercios. La cámara de “comercios unidos” señaló que los empleados “tuvieron que ingeniarse para llegar a sus trabajos”. En el caso de las patronales más grandes, como Atento, costeó el traslado de sus empleados y en otros impuso la jornada como home office en una presión para que no paren frente al silencio de la burocracia.

El acatamiento mayor se dio entre estatales, fundamentalmente en educación donde el paro fue importante. En las escuelas de San Martín, Capital y Metán, entre otras, docentes y ordenanzas pararon hasta un 90%. En el interior, Colonia Santa Rosa en municipales da cuenta de un 77% de acatamiento; en el caso de Metán prácticamente total. Salvo en salud, en donde el paro fue por completo disímil en los principales hospitales de la provincia. Las burocracias de sanidad no trabajaron el paro.

La movilización de la CGT local a la plaza principal de la capital salteña fue austera. Solo una decena de cúpulas sindicales marchó. La participación de corrientes del movimiento de desocupados y los partidos del FIT-U aportaron a la magra columna.

Cerca del mediodía, realizaron un acto, donde desde la CGT se reclamó la expulsión del PJ de los diputados salteños que votaron a favor de la Ley Bases, Calletti, Outes y Vega, por "infames traidores a la patria”. La burocracia busca eximir a Sáenz de impulsor de la Ley Bases en el Congreso El pacto con el gobierno de Milei otorga las “herramidentas políticas” para el golpe económico y político contra los trabajadores.

Suscribite a Política Obrera