Catamarca: la penetración de las corporaciones mineras en la Universidad

Escribe Lucía Coronel

Tiempo de lectura: 2 minutos

Las corporaciones mineras han hecho de la Facultad de Tecnología y Ciencias Aplicadas de la UNCa, una plataforma de hecho a partir de la cual procesar insumos y conseguir mano de obra barata para sus explotaciones.

Recientemente, se dio a conocer la inauguración conjunta entre el programa nacional “Equipar Ciencia”, la Facultad y la empresa Lition Energy de un laboratorio de control químico de procesos de alta complejidad. El mismo estará destinado a ”implementar una nueva tecnología, que habilitará a la Universidad a realizar nuevos testeos y prácticas e incluso ofrecer nuevos servicios de control a la industria minera”. El nuevo equipamiento permite, además, realizar ensayos para estudiar diferentes concentrados de minerales, salmuera o agua.

Lition Energy opera en los proyectos Hombre Muerto Oeste y Hombre Muerto Sur, en Antofagasta de la Sierra, que se encuentran en la fase de exploración para la extracción de litio. El propósito del convenio, declarado, consiste en que “los estudiantes podrán realizar prácticas con este equipo y, además, la Universidad estará en condiciones de ofrecer nuevos servicios a la industria minera, como realizar auditorías y controles". Es decir, pone a la Universidad al servicio de las mineras y el capital privado. Los propósitos de investigación y generación de conocimiento para el bienestar general, así como los principios de autonomía y autarquía universitaria, no aparecen a la vista.

Desde la misma currícula, las mineras tienen “compradas” las carreras de Tecnicatura Universitaria en Salmueras de Litio, así como la Tecnicatura Universitaria en Minas y de Ingeniería en Minas, a la vez que presionan sobre las carreras de Geología e Higiene y Seguridad para reducirlas a la formación de recursos humanos para su propio beneficio. A partir de distintos convenios y acuerdos con las autoridades universitarias, empresas como Zijing Minin Group (China), Galan Lithium Limited (Australia), Lake Resource (Australia), entre otras, se aseguran estudiantes pasantes que trabajen en las distintas áreas en las zonas de exploración y explotación.

Recientemente, desde sectores libertarios se pretendió avanzar en un proyecto de pasantías en empresas mineras para las carreras de la Escuela de Arqueología, rechazado de plano por los estudiantes. Las camarillas representadas en el Consejo, asimismo, también lo rechazaron por su carácter “improvisado”, aunque sin descartar un futuro tratamiento de una versión “más pulida”.

Desde que la minería hizo pie en la provincia, las camarillas que gobernaron la Universidad tuvieron una misma política: el avance de la privatización y el diseño de los planes de estudios de acuerdo a sus intereses. Ello se profundiza en la actual gestión de Arellano, en connivencia con la política provincial de Jalil y la nacional de Milei. Una avanzada conjunta sobre los territorios y derechos de las comunidades. Así lo demuestra la reciente aprobación, por parte de los legisladores pejotistas, del Régimen de Incentivo a las Grandes Inversiones (RIGI) capítulo de la Ley Bases donde se plantean beneficios extraordinarios para el capital minero, en términos fiscales, aduaneros y cambiarios.

Los estudiantes de la UNCa supimos poner en pie asambleas, clases públicas y manifestaciones rechazando la injerencia del capital minero en la universidad y su política de saqueo y destrucción ambiental, que muchas veces tuvo que imponerse por fuerza de la represión en los pueblos de Antofagasta y Andalgalá.

Recuperemos ese legado para plantear: fuera las mineras de la UNCa, presupuesto único estatal, por un proceso formativo científico, universal y ligado a las necesidades de trabajadores y estudiantes.

Suscribite a Política Obrera