Mondelez Victoria suspende, los trabajadores se organizan

Escribe Pablo Busch

Tiempo de lectura: 3 minutos

El martes 12 de mayo se realizó en la puerta de la fábrica Mondelez Victoria una nutrida convocatoria en apoyo a la lucha que están dando los trabajadores frente a las suspensiones que planea imponer la patronal en toda la planta durante un mes. La medida no solo implicaría una rebaja salarial al 77% sino también el traslado de 50 trabajadores a la planta de la misma firma en Pacheco. Los trabajadores denunciaron también que la patronal podría estar desarrollando una maniobra para cerrar la planta Victoria.

Estuvieron presentes trabajadores del turno mañana, turno tarde y turno noche de la planta, acompañados por trabajadores de Mondelez Planta Pacheco, además de delegaciones de Bedtime, Fernet Branca, del Hospital Cordero de San Fernando, docentes de Suteba Tigre y Escobar, el Subte, Fate, Cicop, Volkswagen, Bimbo Victoria, Metalsa, Finning Cat, etc. La medida apunta a manifestar la disconformidad de los trabajadores en el marco de una lucha que encuentra de entrada a los representantes del Stia indisimuladamente en defensa de los planes patronales y con una empresa que no tiene necesidad de poner en marcha la fábrica.

Un aspecto novedoso del conflicto es que la Comisión Interna -que responde a la Directiva del Stia- se vieron obligados a denunciar públicamente al Secretario General, Rodolfo Daer, por haber firmado el acuerdo de reducciones salariales a espaldas de los trabajadores y en oposición a la posición de los delegados. Que Daer entregue a los trabajadores no debería ser sorpresa para nadie, pero que lo denuncien los propios militantes de su agrupación no es un dato menor.

Los delegados de la Verde intentan dar por terminado el asunto, atribuyéndole la responsabilidad a la "traición" del secretario general. Así, se niegan a impulsar un plan de lucha, y las medidas recaen en el activismo de la fábrica y en la solidaridad que puedan recoger.

Este acuerdo firmado entre el Ministerio de Trabajo, el sindicato y la patronal, se vale del artículo 223 bis de la Ley de Contrato de Trabajo, que permite las suspensiones al haber mutuo acuerdo entre Mondelez y la burocracia de Daer, como también de la precedente firma entre el Gobierno y la CGT por la rebaja salarial al 75% en la UOM. Mondelez justifica las suspensiones por una supuesta baja en las ventas, habiendo facturado $41.600 millones en 2019 y valiéndose de un Preventivo de Crisis que le valió una quita en los aportes patronales de $150 millones.

La homologación de las suspensiones en Mondelez ha creado una crisis política al interior del Frente de Todos: mientras que Alberto Fernández y Moroni homologan reducciones salariales, el jefe del bloque en Diputados, Máximo Kirchner, reclamó que el acuerdo sea revisado.

La esencialidad de la producción de golosinas, defendida por Daer a lo largo de toda la cuarentena, cae por su peso una vez que Mondelez no encuentra más mercado para su stock y ahora busca avanzar con suspensiones con reducción salarial. El mismo escenario calcado enfrentan los trabajadores de Alimentos Modernos -Farm Frites- en su planta de Munro: pasaron de la esencialidad y las horas extras a las suspensiones con reducción es salariales. (La única diferencia es que todavía los delegados no denunciaron que el Stia haya acordado a sus espaldas)

Los telegramas de suspensión con fecha para el 17 de mayo, que ya llegaron a los trabajadores, prevén la vuelta para el 14 de junio, o antes si se levantase la cuarentena. Justifican esta medida no sólo por una baja de producción, después de haberse sobrestockeado durante la cuarentena produciendo chocolates para la temporada de invierno, sino que se apoyan en los riesgos de la exposición al Covid 19, cuando la empresa repartió barbijos obsoletos y no brindó explicaciones sobre los compañeros aislados por fiebre u otros síntomas del virus.

La fecha de vuelta de las suspensiones podría prolongarse según condiciones de venta de producto o extensión de la pandemia e incluso llevar al cierre de la fábrica. Si bien se mantendrán guardias mínimas en los sectores como el de caldera, los trabajadores permanecen en estado de alerta y movilización en el periodo de suspensión.

En el Norte del GBA, las luchas de los trabajadores de BedTime y Fate han marcado un precedente para el resto de la zona: sólo la organización obrera en asambleas, y a su turno la ocupación, puede quebrar las pretensiones patronales de avanzar con la precarización y flexibilización laboral en medio de la pandemia. Mondelez Victoria tiene una sobrada tradición de lucha para lograr quebrar las intenciones de la patronal.

Suscribite a Política Obrera