Covid-19 en Constitución y los Talleres Ferroviarios de Escalada

Escribe Omar Merino

Tiempo de lectura: 2 minutos

Entre el 14 y el 18 de mayo se confirmaron dos casos de covid-19 en el ferrocarril Roca. Los infectados son un tercerizado en Plaza Constitución y un obrero en los Talleres Escalada.

Esto sucede en Avellaneda, a 60 días desde inicio de la cuarentena. Los trabajadores ferroviarios denuncian que escasea alcohol en gel y otros elementos de protección.

Un obrero afiebrado fue al médico el 14 de mayo para un hisopado. Los resultados estarían recién el día18. Alertado de esto, el personal de Evasión decidió abandonar tareas hasta conocer el estado de salud del compañero. Esto indica una tensión entre los obreros, que ante una señal de peligro abandonan el lugar. Los resultados del test llegaron el viernes: dio negativo y el equipo de Evasión volvió a trabajar el sábado.

En los talleres de Remedios de Escalada trabajan 600 obreros en diferentes secciones -Electro, Refrigeración, Mecánicos, Buggies, Tornería, Soldadura, Tapicería, Artesanos, Vía y Obra, etc. Las “naves” donde trabajan son tinglados abiertos a los que hace muchos años les quitaron los pisos de adoquines de madera, reemplazados por cemento alisado que lo único que mantiene es el frio invernal. El 14 de mayo, un tornero de los talleres fue diagnosticado como portador de Coronavirus, era un asintomático que concurrió a una clínica de Monte Grande por un dolor estomacal y por medio del laboratorio le detectaron covid19.

Durante el fin de semana se fumigaron sectores de los talleres, que no convencieron de su efectividad a los obreros. El día 18, desde primera hora, los delegados de la UF de los talleres, orientados por la jefatura, azuzaban a los trabajadores “sigamos… ya fumigaron”, mientras los obreros comentaban a viva voz “esto no es una fumigación”, “es una vergüenza, si seguimos sumisos nos pasan a degüello”. Los delegados verdes fueron bien lejos en su colaboracionismo: “Siga…siga, vamos sigan laburando no pasa nada, el que se contagia se contagia hay que seguir laburando”. La política patronal donde la seguridad del laburante no tiene ninguna medida que ponga freno a los contagios, la pagaremos cara los trabajadores con secuelas en el aparato respiratorio de quienes contraigan el virus, o directamente con la vida.

Está más vigente que nunca el protocolo que impulsamos los ferroviarios del PO Tendencia, aprobado por compañeros de los ferrocarriles San Martín, Sarmiento, Belgrano y Roca, en el que se plantea, entre otras cosas, las seis horas de trabajo por insalubridad, toma de temperatura a distancia a la entrada y salida del trabajo, guardia médica en los talleres, elementos de protección y aseo personal, licencia para cuidar a hijos o adultos mayores, salario mínimo igual al costo de la canasta familiar de $70.000 y el ingreso a planta de un tercer turno.

Suscribite a Política Obrera