La Boca: avanza la campaña solidaria

Escribe Leonardo Perna

Tiempo de lectura: 2 minutos

El agravamiento en las condiciones de vida de la población sumado a la explosión de casos en las villas de la ciudad muestra que las necesidades en las barriadas populares son urgentes. Los comedores, merenderos y puntos de distribución de mercadería en el barrio de La Boca se encuentran abarrotados. Las colas por un plato de comida tanto sean en la Parroquia San Juan Bautista o en las diferentes organizaciones sociales que dan asistencia son de hasta 200 metros. Con el riesgo que implica estar horas y horas haciendo cola en la calle por un plato de comida o un bolsón cuando la ola de contagios se esparce con más fuerza.

Es en esta situación que el gobierno prácticamente cortó la asistencia alimentaria a cientos de familias. Bajo la excusa de los sobreprecios y de que las empresas no quieren vender al Estado, decenas de comedores, organizaciones y cientos de familias enfrentan el recrudecimiento de la pandemia sin asistencia y sin un horizonte de solución. El gobierno de la ciudad y el IVC no dieron respuesta y la Defensoría simplemente cerró sus puertas. La situación llevó también al no pago de alquileres y ahora al incremento de las amenazas de desalojo, situaciones violentas dentro de conventillos incluso con la vuelta de los incendios. Los recortes salariales de los trabajadores formalizados, el corte del trabajo en negro, de ferias y changas redujo los ingresos de grandes capas del barrio.

Una campaña hacia todo el barrio

La asamblea de la Tendencia del Polo Obrero de La Boca aprobó lanzar una campaña solidaria para hacer frente al hambre y poder cuidar la salud de las familias trabajadoras del barrio. Para ayudar a aquellos compañeros de la asamblea que se encuentran en situación de urgencia y ampliando solidariamente hacia los cientos de familias que fueron ignoradas y no recibieron nada. Inmediatamente la asamblea realizó una primera compra de aceite, harina, fideos y arroz con los fondos recaudados con sus propias actividades.

Sumado a esto se llevó la campaña de donaciones a comercios, carnicerías, verdulerías y al conjunto de los vecinos que fueron muy receptivos a la iniciativa. Los aportes tanto en dinero o productos y mercadería crecen día a día. Es que no hay mucho que explicar, todos en el barrio saben que la solidaridad entre trabajadores, comerciantes y vecinos es lo que está sosteniendo a innumerables familias. Nuestra campaña se coloca como continuidad de un verdadero movimiento solidario a cargo de los trabajadores que se desarrolla en el barrio. Como los cientos de ollas populares que se levantaron en todo el país en donde la Tendencia del Polo Obrero participa activamente.

Que el Estado asigne los recursos

Luchamos para que el Estado asigne los recursos necesarios de manera inmediata, sabiendo que no hay una política de parte del gobierno para garantizar la cuarentena y el aislamiento. La campaña solidaria es parte de una agitación con un programa para sostener la cuarentena y defender la salud que abre debates profundos.

Profundicemos este rumbo poniendo en pie un comité barrial, con todos los reclamos para el cumplimiento de la cuarentena. Testeos masivos sin demoras en cada sector y asentamiento donde irrumpa el virus. Por la asistencia con alimentos y productos de higiene sin discriminaciones para todas las familias.

Suscribite a Política Obrera