Trabajadores de Texameri se movilizan por el cobro de sus salarios

Escribe Pablo Busch

Tiempo de lectura: 3 minutos

Los trabajadores de la empresa Texameri, ex Fadete, se movilizaron a los portones de la empresa, ubicada en la localidad bonaerense de Don Torcuato, en reclamo del pago de sus salarios. La fábrica es una de las textiles más importantes de la zona norte, y viene manteniendo una producción al 20% de lo normal, limitada a la producción de barbijos y uniformes policiales. Ocupa a 240 trabajadores que vienen hace tiempo desarrollando un proceso de reclamos de recomposición salarial.

Los compañeros de Texameri ya venían de rechazar el acuerdo pactado entre la AOT y la Cámara Empresaria, que reducía el salario de los textiles a menos del 75%, lo que representa, en mano, una suma no remunerativa de $20000 mensuales para los de mayor categoría, y a $17500 a los de categoría inferior. El acuerdo de la AOT despertó el rechazo unánime de comisiones internas, delegados y activistas textiles de todo el país y movilizaciones en zonas de concentraciones textiles (Tierra del Fuego, Trelew). El acuerdo era tan malo que quedó por debajo de lo que días después pactó la CGT con la UIA de suspensiones al 75%. El acuerdo de la CGT, más el decreto del subsidio ATP, obligó a la AOT a cambiar de posición, y a solicitar que se deje sin efecto el acta original y reclamó el pago del 100% de los salarios, algo a lo cual las patronales se niegan rotundamente.

En Texameri, como en todos lados, el subsidio ATP otorgado por el gobierno, en vez de completar la parte del salario que a los trabajadores les faltaría cobrar -y a pesar de figurar en la cuenta sueldo de los trabajadores- fue a parar íntegramente a los bolsillos de la empresa. Cómo todavía no existe un nuevo acuerdo con la AOT, la patronal solo depositó $8500 el mes pasado como "adelanto" y este mes pagó solo $6000, también como adelanto, avanzando todavía más en la reducción del salario, y despertando esta respuesta de los trabajadores.

Los delegados convocaron a movilizar a los portones, haciéndose presentes en forma inmediata unos 150 compañeros de la fábrica, una asistencia muy importante, obligados a exponerse a los riesgos de la pandemia por la actitud mezquina de la empresa. La ruidosa protesta se extendió por varias horas, cortando ambos carriles de la ruta 202, concitando unos cuántos bocinazos de apoyo de los transeúntes, y se repetirá en caso de que no aparezca el pago de los salarios, siempre siguiendo el protocolo sanitario correspondiente.

El sector administrativo, cuyo sindicato SETIA rechazó el acuerdo de reducción, terminó cobrando el 100% del salario, lo que demuestra que la plata está. Todo esto reafirma la posición del cuerpo de delegados y los trabajadores de la empresa, contra las rebajas avaladas por el gremio y la CGT y por el pago del 100% de los salarios

El proceso de organización y reclamos en la ex Fadete se da en un marco de precarización laboral y salarial que no tienen nada que envidiar a lo que ocurre en los talleres clandestinos del rubro. La combativa comisión interna que actúa en la fábrica surgió a partir de que los trabajadores expulsaran a los delegados históricos de la AOT por su complicidad en la precarización de las condiciones de trabajo, que derivó en el crimen laboral de un trabajador al explotar la caldera por falta de mantenimiento. Los gerentes de Texameri, y especialmente sus encargados de seguridad laboral, deberían estar cumpliendo condena en la cárcel en vez de estar discutiendo reducciones salariales. Este proceso derivó en la caída de la comisión interna y abrió paso a un proceso de organización de trabajadores.

Este fenómeno de lucha contra los atropellos de la patronal se extiende a lo largo de varias fábricas en todo el país, que han repudiado el acuerdo firmado por la AOT: la ocupación de Sedamil, en Trelew, y las protestas y movilizaciones en Tierra del Fuego, la lucha de Sportech, el rechazo y movilización de Textilana, en Mar del Plata, configuran un cuadro de inmenso rechazo a la burocracia y de una nueva dirección que aparece en cada proceso de lucha.

La movilización de los textiles de Fadeté se suma a un creciente proceso de luchas en la zona Norte, en las condiciones nuevas que presenta la pandemia; desde la ocupación de Bedtime, a la lucha del Sutna en Fate, las protestas en Mondelez, Ilva, Later-Cer, sumado a la lucha de los trabajadores de hospitales y de la salud. Vamos por el triunfo de los compañeros de Texameri, por el pago integral de sus salarios y por el triunfo de todas las demás luchas.

Suscribite a Política Obrera