Trabajadores de Carrefour imponen clausura preventiva por caso de Covid

Escribe Carla Díaz

Tiempo de lectura: 2 minutos

Los trabajadores de Carrefour de Malvinas Argentinas llevaron adelante una medida de fuerza reclamando el cumplimiento del protocolo frente a un caso de Covid positivo a un trabajador de seguridad. De este modo, lograron clausurar preventivamente el supermercado hasta que se haga efectivo un protocolo que garantice la seguridad de los trabajadores y las familias que allí se abastecen.

Un trabajador de seguridad solicitó permiso para retirarse. Tenía dolor de cabeza y garganta, síntomas relacionados con el Coronavirus. Sin embargo, las autoridades de Carrefour decidieron anotar la salida como “descompostura”, denunció un delegado (SM Noticias), sin llevar adelante las medidas exigidas en el marco de una pandemia. La patronal no habilitó asistencia médica ni tampoco el procedimiento de hisopado y aislamiento del personal, ni realizó ninguna desinfección. Por el contrario, continuó con sus puertas abiertas al público y con la totalidad del personal.

Ante la persistencia de los síntomas, acudió, por decisión personal, a realizarse el test y aislarse. El resultado del hisopado dio positivo. Una vez notificada la empresa, el supermercado aplicó una desinfección de cuatro horas y reabrió sus puertas sin aislar a los trabajadores que tuvieron contacto con el contagiado. La notificación del caso positivo, sin embargo, obligó la intervención del municipio de la mano de un operativo que puso de manifiesto que la patronal no cumplió con el protocolo. Esto es, cuando un trabajador presenta síntomas vinculado al Covid, la empresa debe pedir el hisopado, dar aviso al municipio para activar un protocolo de salubridad, por el que se procede a aislar al paciente y a los contactos estrechos. Como consecuencia, el supermercado fue clausurado preventivamente.

Sin embargo, al día siguiente Carrefour volvió a abrir sus puertas al público, sin aislar a ningún trabajador ni llevar adelante ningún protocolo que garantizara la vida y la salud de sus trabajadores. Frente a esto, los obreros del supermercado se organizaron y realizaron una protesta en su lugar de trabajo, obligando al municipio a intervenir nuevamente. Se impuso la clausura preventiva en exigencia con el cumplimiento de un protocolo de seguridad frente a la pandemia.

La situación de los trabajadores de Carrefour Malvinas no escapa a la realidad generalizada que padecen los obreros de otros supermercados ya que la polifuncionalidad, producto de la flexibilidad agobiante de las normas laborales, no permite llevar adelante los protocolos exigidos por la OMS, como ocurre también en Jumbo y Carrefour de Pilar, donde los trabajadores deben pagar con su salud la desidia patronal por falta de testeos masivos, elementos de seguridad sanitaria y un protocolo sanitario efectivo.

La seguridad de la vida y la salud de los trabajadores solo puede ser garantizada por medio de la deliberación y organización obrera, estableciendo un protocolo que sea defendido y supervisado por los propios trabajadores, porque lo que dejaron al desnudo la patronal francesa y el Estado es la incompatibilidad de intereses. Por un lado, resguardar la vida y la salud y, por el otro, resguardar las ganancias.

Suscribite a Política Obrera