Defendamos el aguinaldo y el salario de los y las estatales

Escriben Pamela Juárez, Valentina Viglieca y Tribuna Estatal Tendencia

Tiempo de lectura: 3 minutos

Mientras asiste con los ATP a las patronales de Clarín, Mitre, Rocca, Coca Cola y 240 mil empresas más, el gobierno giró un borrador de DNU donde estableces el pago en cuotas del aguinaldo de un número considerable de trabajadores estatales, aquellos que ganen salarios netos de $65 mil para arriba. El 37 por ciento de la Administración Pública Nacional cobrará el aguinaldo en cuotas, mientras que en las empresas de Capital mixto 62% de los trabajadores no tendrá su medio aguinaldo completo.

Con el argumento de que no cuenta con recursos para afrontar el pago de la totalidad del medio aguinaldo, el Estado, al mismo tiempo, sienta las bases para que el fraccionamiento del medio aguinaldo se reproduzca en el sector privado, agravando los ataques a los trabajadores, ya golpeados por suspensiones, reducción salarial y despidos.

Los dirigentes de los sindicatos estatales -ATE -Nacional y Capital-, UPCN y SUTECBA- coincidieron en rechazar el proyecto comunicado por Santiago Cafiero el lunes pasado. Sin embargo, semanas antes, ATE y UPCN habían firmado un cheque en blanco al gobierno por el congelamiento de las paritarias. Se llenan la boca diciendo que el salario de los trabajadores y trabajadoras estatales está depreciado, golpeado por las políticas del macrismo, retrasado por años de inflación, etc., pero no movieron un pelo para imponer una paritaria que recomponga el salario para el conjunto del gremio.

Según Andrés Rodríguez (UPCN), los sindicatos rechazan el proyecto porque “el aguinaldo es un derecho adquirido” y “el aguinaldo no debe ni puede convertirse en medida de ajuste (...) castigando ya de por sí nuestros empobrecidos salarios”. Lo que no dicen es que llevamos años de paritarias firmadas por debajo de la inflación, entregando, inclusive, parte de nuestro convenio como con el presentismo.

Producto de años de consagración de paritarias a la baja, en el Estado Nacional es más común encontrar trabajadores que ganan por debajo de la línea de pobreza (fijada en $43.080,38.- según el INDEC).

Los burócratas alineados a ATE Nacional firmaron una “Carta Abierta al presidente Alberto Fernández” en la que no pierden espacios en alabar las políticas del gobierno nacional entre las que mencionan la IFE, sin decir que más de 4 millones de trabajadores se quedaron sin percibir el subsidio, para culminar pidiendo ser recibidos para “profundizar la impostergable situación laboral y salarial en el Estado”. De exigir que se respeten los derechos de los trabajadores, en cambio, ni noticias.

La propuesta del gobierno más que un aleccionador para los propios estatales es una autorización firmada para las patronales privadas y para los gobiernos provinciales y municipales para implementar la medida adaptándola a las realidades de cada provincia y empresa. Larreta ya bajó el tope salarial de 66.400 pesos en mano a 50.000, dejando a gran parte de la docencia sin el aguinaldo. A los que cobren más de 85 mil, se lo pagarán en cuotas en agosto y septiembre. SUTECBA, al igual que ATE y UPCN, cacarea para la tribuna, pero siempre se alinea con el gobierno de turno en contra de las y los trabajadores municipales.

Somos los trabajadores quienes sostenemos la defensa de la salud de la población, trabajando en hospitales y en la entrega de alimentos en las escuelas, recorriendo los barrios para hacer los test puerta por puerta. Las herramientas de seguridad rara vez son entregadas por el Estado o las patronales. También en el teletrabajo sostenemos las tareas pagando los abultados servicios de luz e Internet con estos salarios que no llegan a la línea de pobreza. La defensa, hoy, del pago completo del aguinaldo es la defensa contra el pago fraccionado del salario el día de mañana. Es menester el no pago de la deuda externa y destinar ese dinero para garantizar las condiciones de vida de las y los trabajadores y todo lo necesario para afrontar la pandemia, sus consecuencias económicas y sociales.

Las y los estatales podemos poner fin a las intentonas de atacar nuestros derechos, necesitamos organizarnos en asambleas virtuales y en los lugares de trabajo -allí donde la tarea es presencial- para rechazar el pago en cuotas del aguinaldo y discutir la urgente reapertura de la paritaria.

LEER MÁS:

Destripan el aguinaldo

El Gobierno acuerda con ATE y UPCN el congelamiento del salario de los estatales nacionales

La pelea por las liquidaciones de abril y el aguinaldo

Suscribite a Política Obrera