Santa Fe: la adhesión a la ley nacional de Aseguradoras de Riesgo del Trabajo

Escribe Juan Ferro

Tiempo de lectura: 2 minutos

Así como ante los síntomas de Covid19 se comienza a aplicar un protocolo, las patronales y sus partidos han puesto en marcha el “protocolo” de hacer pasar la adhesión de la provincia de Santa Fe a la ley de ART que hizo modificar Macri en 2016.

Bajo el macrismo se produjo la tercera modificación a la ley original de Riesgos del Trabajo, que fue el establecimiento de un sistema extrajudicial previo y obligatorio -las llamadas “comisiones médicas”- para evaluar consecuencias de accidentes laborales. Para su puesta en práctica, esta ley requiere la adhesión de cada provincia. El espíritu de la norma es, para la Unión Industrial Argentina, "combatir la industria del juicio laboral" y reducir los costos de la alícuota que las Aseguradoras de Riesgo del Trabajo les cobran a las empresas.

La aprobación de la ley en Santa Fe perdió estado parlamentario, pero apenas asumió Omar Perotti la gobernación, pidió por la sanción de la adhesión a la ley nacional. Esta había sido su promesa electoral a los industriales santafesinos. Lo refrendó luego el ministro de Trabajo Roberto Sukerman. Es decir que quienes antes denunciaban a la ley como “neo liberal” - olvidándose de que su origen mismo fue una ley del PJ- se convirtieron en los primeros impulsores de la adhesión a su última adaptación bajo el gobierno macrista.

Las comisiones medicas son pagadas con un fondo proveniente de las mismas ART. Significarán un inmenso filtro y un obstáculo objetivo para los trabajadores al momento de recurrir a la justicia en caso de que no hubiese acuerdo con la prestación dineraria ofrecida al afectado o si no se reconociera el carácter profesional de su enfermedad. De hecho, la enmienda del macrismo significa instalar una dictadura de estas “comisiones médicas”.

En la adhesión aprobada por el Senado provincial -ahora deberá pasar a Diputados-, Perotti introdujo la incorporación de algunas comisiones médicas en el marco provincial. El proyecto puede sufrir algunas otras modificaciones para su aprobación en diputados, donde es distinta la relación de fuerzas políticas con respecto a Senadores.

La adhesión debe ser rechazada para no agravar aún más la situación de los trabajadores. Esto no significa que sea una solución a la absoluta indefensión en materia de accidentes de trabajo que hoy sufren los obreros en Santa Fe. La pandemia ha puesto de manifiesto la impotencia de los llamados “comités mixtos” de seguridad e higiene, donde las patronales se las arreglan para seguir produciendo sin realizar inversiones para evitar accidentes laborales y enfermedades profesionales.

El cordón industrial santafesino lleva 14 muertes por accidentes de trabajo en los últimos tres años. La única salida en defensa de la salud del trabajador es la formación de comités de seguridad e higiene elegidos por los propios trabajadores con poder de veto para parar la producción en caso de riesgos de accidentes, algo que no tiene previsto la ley santafesina.

En definitiva, no se trata de establecer nuevas comisiones medicas de las propias ART sino de derogar la ley de ART. Así como se pudo derogar las AFJP, se pueden eliminar las ART y volver a una ley de accidentes de trabajo que funciono durante 75 años en el país y solo fue derogada para evadir la reparación del daño causado por la explotación a los trabajadores.

Suscribite a Política Obrera