Rosario: los choferes vuelven a la huelga por tiempo indeterminado

Escribe Juan Cruz Mondino

Tiempo de lectura: 2 minutos

Desde la hora 0 del jueves 2 de julio, los choferes rosarinos de la UTA retomaron el paro por el incumplimiento del pago del aguinaldo, que se ha sumado a deudas salariales de meses anteriores arrastradas por las empresas concesionarias del transporte local.

Según el secretario general de la UTA local, Sergio Copello, las empresas aducen falta de recursos para afrontar el pago del aguinaldo. La caída de los ingresos por la caída de pasajeros, que paso de 450 mil boletos vendidos a 110 mil en el marco de la pandemia, es una de las excusas que presentan los empresarios. El Ministro de Transporte de la provincia salió a justificar a los empresarios, colocando que la caída de ingresos está relacionada, además, con el aumento del combustible y del costo de mantenimiento de las unidades.

Luego de 27 días de huelga, en casi dos meses, los choferes no han recibido una respuesta satisfactoria por parte del municipio ni de la provincia. El intendente Javkin se ha limitado, al igual que la provincia, a delimitarse de la nación por la “discriminación” que sufre Santa Fe con respecto al AMBA a la hora de recibir subsidios.

Sin embargo, no hay que olvidar que las empresas que conformar el Ente de Movilidad de Rosario (EMR) han recibido subsidios millonarios que jamás se han destinado a una mejora del servicio ni mucho menos para mejorar la situación salarial de los trabajadores. Lo demuestra el penoso ejemplo de Rosario Bus, que ha dejado un tendal de accidentes de tránsito por falta de mantenimiento y ofrece un servicio deplorable. El Concejo Deliberante de Rosario ha sido cómplice de esta política confiscatoria contra los usuarios, que llevo a que nuestra ciudad tenga uno de los boletos más caros del país -$32,50-, imponiendo un régimen de “tarifazo permanente”.

Los trabajadores del transporte han dado sobradas muestras de su voluntad de lucha. Más de tres mil chóferes se movilizaron por las calles de Rosario. Los intentos de judicializar la protesta por romper la cuarentena ni siquiera llegó a tener un curso legal, ante la masividad de la protesta. Mientras los choferes se endeudan y sufren la incertidumbre cada mes a la hora de cobrar el sueldo, los usuarios tienen que pagar taxis para ir a sus trabajos. La responsabilidad es de las empresas, el municipio y la provincia.

Es necesario avanzar en un plan de lucha de los choferes para garantizar el pago inmediato de los salarios adeudados y el cobro del aguinaldo. En el marco de la lucha enorme de los estatales por la reapertura de paritarias y de los precarizados por el pase a planta y las condiciones laborales, la coordinación de las luchas se impone como una necesidad en Rosario y en toda la provincia.

Suscribite a Política Obrera