UTA Córdoba: “Obvio que nos tenemos que unir con otros gremios”

Escribe Andrés Oroño

Tiempo de lectura: 4 minutos

Entrevistamos a M. y C., dos trabajadores de ERSA, que participan de la huelga autoconvocados que derivó en un paro provincial de la UTA Córdoba por las deudas salariales. El paro podría extenderse a todos los sistemas urbanos del interior del país.

Contanos sobre la lucha que han iniciado

M: Nos manifestamos por que la empresa nos está debiendo el salario desde abril y ahora el aguinaldo. Estamos al tanto de que Nación envía los subsidios, aprobados hasta fin de año. No tenemos el apoyo del sindicato, no nos sentimos representados. Al no tener los salarios, los compañeros están pasando necesidades. La empresa hace más de cinco años que tiene subsidios, y varios aumentos de boleto. La empresa recibe subsidios por el 30 por ciento de cada sueldo, son 30 mil pesos mensuales por 4.000 compañeros. En cinco años, son cerca de 8.000 millones de pesos que se ha llevado, y hoy dice que no tiene plata. Ya hemos esperado más de tres meses, siendo que los sueldos y las paritarias desde hace cinco años vienen precarizados. Hemos llegado a un punto en que no damos más, y queremos ver si esta medida de fuerza hace que aparezca la plata que nos están debiendo.

C: El conflicto va a durar hasta que aparezca la plata que nos tendrían que haber depositado. Son como cien mil pesos que nos debe a cada trabajador. Desde que empezó la pandemia nos dieron primero 10.000, después 20.000, los 25.000, después otros 10.000 pesos y no hubo más.

¿Como ha actuado la directiva gremial?

M: La directiva no ha hecho mucho por nosotros. Los comunicados son de los acuerdos con la municipalidad, pero hay mentiras - que la plata va a estar para una fecha, cosas así. Cuando el dinero en su momento no se depositó, que fueron los primeros salarios, la secretaria general dijo que íbamos a un paro hasta que apareciera la plata, que no íbamos a trabajar. Pero fue algo que no se concretó, porque al poquito tiempo el sindicato nos obligó a volver a trabajar, sin haber cobrado el salario. A la gente que está con protocolo no le pagan nada, y eso es con la venia del sindicato. El sindicato nacional, liderado por [el secretario general de la UTA Roberto] Fernández, que es un empresario, no existe.

C: El sindicato no ha hecho nada. Esta mañana recién aparecieron unos poquitos cuando se armó el lío (la autoconvocatoria). Estamos esperando respuestas de la reunión del gremio con el ministerio.

¿Cuáles son las condiciones de trabajo frente a la pandemia?

M: No tenemos las condiciones de los coches. No tenemos lo elemental para salir a trabajar, ni limpieza, ni barbijos, ni alcohol en gel, ni las frecuencias necesarias. El empresariado junto con la UTA provincial y nacional, que sabe y son cómplices. Esto tiene que tener un corte, a la larga son cómplices hasta el gobierno de la provincia. No tenemos seguro de vida, no tenemos obra social. La obra social no está cubierta mientras nos descuentan. No tenemos ART. No tenemos seguro de los coches por si chocás a alguien. Todo es precario, no hay cambio de unidades, no tenemos coches para discapacitados. Es vergonzoso trabajar durante la pandemia. No se hacen hisopados para no parar el transporte.

C: Los coches tienen frecuencias muy alejadas, van llenos, la gente tiene que esperar una hora. Tendrían que poner frecuencia para que la gente viaje más tranquila. Llegamos a una parada y el coche va lleno, y tenemos que decir a la gente que no. Los pasajeros pasan una hora esperando con el frío y no suben. Y la empresa no quiere poner más coches.

¿Pero la empresa qué hace con los subsidios?

M: Hace más de cinco años que recibe los subsidios. Convengamos que no solamente se ha hecho millonaria con la parte del sueldo de los trabajadores, ellos no solo han tenido un 30 por ciento a favor de los sueldos, sino que también se han hecho millonaria con los subsidios del gasoil de la Nación y con todos los aumentos de boleto. Hoy no pueden decir que no tienen el dinero. Hemos sido víctimas de los tratos que tiene la municipalidad, el intendente Llaryora, en conjunto con el subsecretario de Transporte de la Nación, Gabriel Bermúdez; ellos siguen enriqueciendo con subsidios a algunas empresas totalmente fantasmas. Hoy día nos damos cuenta de que una empresa como ERSA, que vino hace 7 años, presentándose con tecnología y logística fuerte, fue una trampa. Con salarios precarios, nos siguen usando para que ellos sigan teniendo subsidios millonarios. Se cae de maduro que la municipalidad y el conjunto de la dirección de transporte de Córdoba no están de acuerdo con el reparto de subsidios que hay en Buenos Aires, quieren más subsidios.

¿Están al tanto de la lucha de los municipales?

M: No hemos tomado contacto, pero sí estamos al tanto. El intendente está aprovechando la pandemia para sacarles el salario y obtener beneficios y perjudicar al personal y al que está por jubilarse. Si logran una disminución permanente del salario es una traición que no corresponde. Un atropello del intendente municipal.

C: Llaryora rebajó los sueldos y va a alquilar el edificio de la Colón. ¿Cuántos millones va a salir? Y también les paga subsidio a las empresas de transporte.

¿Ven la posibilidad de unir las luchas?

M: Si tenemos que unir las fuerzas y medidas de varios gremios, lo haremos.

C: Esta todo muy dividido, lo que es la recolección de basura, y la municipalidad misma. Obvio que nos tendríamos que unir.

Suscribite a Política Obrera