San Isidro: otra vez el municipio contra los trabajadores de salud

Escribe Walter Sánchez

Tiempo de lectura: 1 minuto

Ni bien empezó el mes de julio, la Secretaría de Salud del municipio de San Isidro rescindió el contrato de dos enfermeras: una del hospital materno infantil y otro del hospital de Boulogne. No contento con esto, despidió a trabajadores de otras dependencias, contabilizando en total unos 20 despedidos. El mes pasado habían sido suspendidas siete enfermeras del hospital de Boulogne que exigían elementos de protección para poder hacer su trabajo. Una campaña pública y la solidaridad de las comisiones internas de hospitales de todo el país hizo que el escándalo tomara estado público, haciendo retroceder al municipio.

Ahora el municipio se toma revancha: entre las despidas están las compañeras que antes habían sido suspendidas. También hay trabajadores que desde hace más de 5 años están en condición de "contratados", violando todo acuerdo y compromiso al pase a planta permanente.

Los funcionarios se han negado a recibir a las delegadas de la junta interna de salud, violando todo normativa y desconociendo la voluntad de los trabajadores. Las autoridades provinciales del sindicato ATE deben denunciar inmediatamente ante el ministerio de Trabajo a estos funcionarios por práctica desleal.

Está claro que esta política que estamos ante una política anti-sindical. Se trata de atemorizar a los trabajadores, dar un escarmiento a aquellos que se atrevieron a luchar, advertir de cualquier intento de organización gremial.

Hay que convocar un plenario de delegados de ATE y rodear de solidaridad el conflicto, no podemos dejar pasar estos despidos en medio de la peor fase de la pandemia, ni aceptar escarmientos por exigir tener los elementos de protección para trabajar.

Suscribite a Política Obrera