Mar del Plata: patota armada de la UTA ataca acampe de choferes

Escribe Dante Leuco

Tiempo de lectura: 2 minutos

Una patota de la burocracia de la UTA atacó con armas de fuego a los choferes que mantienen un acampe y bloqueo en la puerta de la empresa de colectivos 25 de Mayo, en Mar del Plata, dejando un saldo de cuatro heridos de bala. El hecho ocurrió este lunes 6. El ataque se produjo ante la presencia cómplice de la policía y fue reivindicado abiertamente por el secretario adjunto de la UTA, Adrián Giménez, y por el dueño de la empresa, Juan Inza, en un video que circula por redes sociales en el cual justifican el accionar criminal.

Los trabajadores reclaman por el pago del aumento de salario del 18,2% pendiente desde marzo y, en algunos casos, deudas que se remontan a diciembre del año pasado; el pago del aguinaldo y la situación de más de 300 choferes de líneas interurbanas (la mayoría de ellos, trabajadores en negro) que se encuentran sin percibir ningún ingreso desde el comienzo de la cuarentena.

El piquete en la puerta de la empresa -donde se encuentran la mayor parte de los colectivos que circulan por la ciudad- se inició el sábado como respuesta a la intención de la conducción de la UTA de levantar un paro por tiempo indeterminado, convocado el día anterior, sin haber conseguido ninguna respuesta de las empresas.

La lucha que está llevando adelante el llamado 'sector opositor' a la dirección oficialista de la UTA es el reflejo del rechazo entre las bases a la obscena política pro patronal de Giménez (alineado con Roberto Fernández), independientemente del carácter también burocrático (moyanista) de la corriente que detenta la dirección 'disidente' y, probablemente, a pesar de ella.

Ocurre que Juan Inza, quien monopoliza casi todas las empresas de transporte de la ciudad, en acuerdo con la burocracia del gremio, viene desarrollando un lockout patronal desde el 22 de junio, disfrazado de retención de tareas de gremio, entre las 22 y las 6, todos los días. Supuestamente la medida de fuerza sería en rechazo a la suspensión, por parte de la Cámara Marplatense de Empresas de Transporte (CAMETAP), del 30% de los trabajadores, lo que no explicaría por qué un paro contra la patronal seria impulsado por la patronal misma, como reconoció el propio Inza.

Lo que ha entrado en crisis es la pretensión de que los trabajadores iban a aceptar pasivamente ser usados por las empresas y la burocracia como furgón de cola de reclamos patronales, como el aumento del boleto de $25 a $45 y el aumento de subsidios a las empresas.

La teoría de una “interna sindical”, agitada por diversos medios de comunicación, se cae por su propio peso. Hay una reacción de los obreros frente a una situación desesperante que se abre paso por sí misma. La agudización de la crisis y de los ataques contra los trabajadores que se desarrollan indudablemente producirá nuevos choques y dislocamientos en la propia burocracia.

Reclamamos la investigación y el juicio y castigo a los responsables físicos e intelectuales de la patota. Defendemos el paro y la olla popular hasta que se cumpla con el pago de todas las deudas salariales y los aguinaldos, y protocolos de seguridad e higiene. Si la empresa no paga, exigimos la expropiación sin indemnización y su puesta en funcionamiento bajo control obrero, terminando con los agujeros negros que representan los subsidios millonarios a estas empresas mafiosas. Hay que minar cualquier expectativa que pueda haber entre los trabajadores con la burocracia sindical.

Suscribite a Política Obrera