¿Qué pasa con el salario docente en la provincia de Buenos Aires?

Escribe Federico Cano

15 de julio, paro de las seccionales multicolores.

Tiempo de lectura: 3 minutos

El gobierno de Axel Kicillof convocó al Frente Gremial Docente (FUDB) a la Mesa Técnica Salarial. Los resultados de la reunión, informa Suteba, fueron iguales a cero. Sin embargo, varias de las definiciones vertidas por la patronal y las conducciones gremiales deben alertar a la docencia a momento de reabrir las paritarias, vencido el acuerdo semestral.

La convocatoria, nada inocente, se realizó el día de cobro. Mientras los funcionarios se acomodaban en sus sillones, se depositaban los salarios con el último tramo del aumento de la “paritaria corta” junto al aguinaldo. Es una maniobra precaria: la incertidumbre sobre el rumbo del destruido salario docente en la provincia provocará, más temprano que tarde, el choque de la docencia con el gobierno provincial. Las partes llegaron a la reunión sin ningún tipo de propuesta concreta.

En el último depósito se completó el segundo tramo del acuerdo paritario del 16,6% en dos cuotas. Los números concretos son ilustrativos. Con los aumentos, el salario de un maestro o maestra de grado alcanza $31.058,78 en mano - $13.772 de básico- y $28.196,25 en mano para un preceptor. Las y los educadores somos parte de ese triste montón de trabajadores cuyos sueldos se ubican por debajo de la canasta básica alimentaria.

Las direcciones gremiales, con Suteba en primer lugar, a la hora de discutir las nuevas pautas salariales, encabezan sus reclamos con un “reconocimiento económico a todos los docentes por el esfuerzo, la responsabilidad y el compromiso durante esta pandemia, ya que no dudaron en ningún momento en sostener la educación”. Los funcionarios de Kicillof responden con una descripción de “la situación económica e inflacionaria que atraviesa la Provincia, que viene de años anteriores y se agravó por la pandemia”. Son los argumentos calcados que una semana atrás les dieron a los estatales de ATE y UPCN. Los estatales cobraron, en los últimos seis meses, dos sumas fijas de $2.000 y no tendrán aumento salarial.

Debe advertirse que el “reconocimiento económico” que exige la burocracia -sin proceso de deliberación alguno- puede traducirse en sumas fijas y bonos extraordinarios. En un cuadro de inflación galopante y tensión cambiaria, incrementará el deterioro del ya golpeado salario docente. Por otra parte, el anuncio de la realización de los actos públicos virtuales, supuestamente “inminente”, ha desaparecido de la agenda. Hay cientos de cargos sin cubrir y docentes sobrepasados de trabajo, desde la virtualidad forzosa al reparto inseguro del Servicio Alimentario, La “prórroga” permanente del plan PIEDAS, que sirvió a un sector de la docencia para paliar apenas una situación crítica, es indicativa de un contrato laboral precario, a renovar mes a mes.

Las tensiones entre las direcciones sindicales y sus bases, tanto como las internas dentro del propio FUDB -esas que hicieron al rechazo de FEB y UDOCBA, dejando en offside al Suteba de Baradel- se harán sentir. El malestar provocado por el “protocolo” de regreso a clases, inconsulto, que transaron el Consejo Federal de Educación y CTERA -que se da de bruces contra la realidad de la crisis de infraestructura escolar, sobrepoblación y faltantes de cargos en todas las provincias, y especialmente en el Gran Buenos Aires- incubará conflictos.

Es necesaria una amplia deliberación de las y los educadores de la provincia. Para llevar el salario inicial al costo de la canasta familiar, con todas las cifras al básico. Para rechazar cualquier intento de imponer sumas fijas. Para obtener un aumento de emergencia que costee los enormes gastos de la virtualidad y la cláusula gatillo, como reaseguro ante la volatilidad de una economía en default. Para defender el IOMA del vaciamiento. El método debe ser la recolección de mandatos, asambleas por escuela en cada distrito y la reunión de los cuerpos de delegadas y delegados, en la perspectiva de construir un Plenario Provincial que vaya por todas las demandas en el marco acuciante de la crisis sanitaria del coronavirus. Ninguna instancia puede reemplazar la efectiva deliberación de las bases docentes. El paro virtual convocado para el próximo 15 de julio por las seccionales Multicolor puede ser el puntapié para organizar el encuentro de las compañeras y compañeros de cada escuela.

Suscribite a Política Obrera