Trabajadores de supermercados en lucha

Escriben Bruno Díaz (Walmart) y Violeta Belén (Carrefour)

Tiempo de lectura: 3 minutos

A los trabajadores de los supermercados la pandemia nos obligó a intervenir y organizarnos por el cuidado de nuestra salud y nuestro salario. Pasados 100 días de cuarentena, en el gremio crecen los contagios y también crece la lucha: llegó la hora de unirnos.

Walmart, Makro, Coto, Carrefour… siguen las firmas

Los casos de contagios en Walmart se siguen multiplicando -San Justo, Constituyentes, Avellaneda y La Plata-, dando muestra de la ineficiencia del protocolo patronal. En la sucursal de La Plata, el 30 de junio, a las 6 de la mañana, iniciaron más de 100 compañeros y compañeras un paro, reclamando que se informen los casos sospechosos de Covid que oculta la empresa, que se realizara desinfección ante los dos casos positivos registrados, la provisión de guantes, barbijos de calidad y alcohol en gel.

A las 21, levantaron la medida cuando se obtuvo la desinfección. Una semana después, los casos positivos confirmados ya son siete y se aguarda resultado de hisopados de seis más. Con la intervención del cuerpo de delegados -quienes solicitaron en conjunto con los trabajadores una cuarentena total-, fueron aislados 50 trabajadores más. La empresa se negó a limitar el ingreso de personas para cumplir con el distanciamiento social obligatorio, reclamo conquistado en el Wal-Mart Bahía Blanca. Queda claro que el cuidado de la salud no es la prioridad para la empresa.

En el interior del país también se hicieron visibles denuncias de compañeros y compañeras. En Jujuy, que tuvo que volver a la fase 1, Changomas (perteneciente a Walmart) junto a trabajadores de cadenas de supermercados locales se organizaron recientemente y reclamaron a la gobernación el horario de 8 a 19 para la atención de comercios.

En Carrefour, los trabajadores reclamaron un plus salarial, obteniendo bonos de $5.000 en órdenes de compra durante dos meses, que luego la empresa descontinuó con la excusa del pago del aguinaldo. En Makro, las y los trabajadores que reclamaban un bono recibieron en mayo dos vales de compra por $2.500 en junio y $2.500 en julio.

Los trabajadores de Carrefour de Malvinas Argentinas llevaron adelante una medida de fuerza reclamando el cumplimiento del protocolo frente al caso de Covid positivo de un trabajador de seguridad. Lograron la clausura preventiva del supermercado hasta que se haga efectivo un protocolo que garantice la seguridad de los trabajadores y clientes. También hubo presentación de petitorios por parte de delegados de las sucursales de Hurlingham, Martín Coronado y Maschwitz, incluso con presentación de denuncias a los gobiernos municipales. La protesta más reciente ocurrió en el Carrefour José C. Paz, por desinfección, cumplimiento del protocolo y testeos. Se hizo retención de tareas y uno de los delegados se encadenó. Luego de varias horas de protesta, lograron el aislamiento de los trabajadores que estuvieron en contacto con un caso positivo.

En las tiendas Carrefour Express, frente a la desidia de la patronales, los trabajadores formaron una agrupación independiente. Vienen peleando por plus salarial, reducción de la jornada y reapertura de las paritarias. La patronal anunció su intención de reducir una hora la jornada laboral y separar los turnos mañana y tarde. Su propósito, claro, es evitar la cuarentena de todo el personal cuando exista un contagio, siendo que ya hay tiendas que están trabajando con la dotación mínima, rotando horarios a su antojo, sobrecargando de tareas a sus empleados y obligando al traslado de trabajadores a otras sucursales amplificando la circulación del virus.

La cadena Coto ha protagonizado escándalos nacionales por no aislar a los trabajadores en contacto estrecho con contagiados y no cerrar para la desinfección, como sucedió en las sucursales de Quilmes y Lanús, donde los municipios tuvieron que intervenir forzados por el reclamo de los trabajadores. Esta cadena es la que cuenta con más contagios, más de 300. Y en esta semana se han levantado denuncias penales contra Alfredo Coto.

Llego la hora de la coordinación de las luchas

Mientras los supermercados siguen acumulando ganancias a toda costa, nuestros salarios se encuentran congelados. Cavalieri resta importancia al elevado contagio de las y los trabajadores y ha postergado indefinidamente las paritarias.

Sin embargo, queda de manifiesto que hay un potencial enorme de los trabajadores para luchar por sus reclamos. En este cuadro, delegados burocráticos intervienen con protestas, pero sin debatir con los compañeros, buscando desviar el legítimo proceso de organización hacia meros actos mediáticos, reclamos legales o a ensalzar figuras. Pero la conquista de nuestros reclamos depende de alcanzar el nivel de organización que nos permita una lucha que unifique a la mayor cantidad de los compañeros.

En este sentido, desde la agrupación Combativos Mercantiles llamamos a los trabajadores y delegados honestos a deliberar mediante asambleas y plenarios que unifiquen el reguero de luchas de todos los mercados para votar un plan de acción conjunto por la apertura de paritarias y un protocolo de los trabajadores que proteja tanto la salud física como psicológica ante un trabajo que pasó a ser insalubre.

Suscribite a Política Obrera