LATAM: piquete impide que se lleven los aviones

Escribe Mariano Busatto

Gran paso.

Tiempo de lectura: 2 minutos

El holding LATAM vio frustrado un paso decisivo en el vaciamiento de su filial en Argentina. Contrató a una empresa tercerizada de mantenimiento para que pusiera en servicio sus aeronaves que se encuentran en el hangar de Aeroparque, con la intención de llevárselas definitivamente del país. Un piquete de trabajadores lo impidió.

Enterados de la maniobra de la patronal, los trabajadores de mantenimiento (nucleados mayormente en el gremio USTARA) se presentaron rápidamente en su lugar de trabajo para impedir la puesta en servicio de las aeronaves. Al producirse el cruce con los trabajadores de LATAM, los empleados contratados para retirar los aviones comprendieron inmediatamente que no iban a actuar de carneros contra otros trabajadores. La Policía de Seguridad Aeroportuaria les informó que, si bien no estaban cometiendo un delito, tenían órdenes de la empresa de retirarles las credenciales aeroportuarias que permiten el ingreso al hangar.

Así, desde el miércoles por la tarde, una veintena de trabajadores de LATAM del hangar de aeroparque mantienen una vigilia-piquete para mantener en tierra la herramienta fundamental de trabajo de todo aeronáutico: los aviones.

Unidad de los trabajadores… ¡para luchar!

A este primer triunfo se le sumó la solidaridad de un centenar de trabajadores con los de adentro. Contra todo tipo de maniobras de la burocracia de los sindicatos, que ni aparece para luchar, por primera vez desde que comenzó el conflicto, trabajadores de todos los sectores de LATAM (mantenimiento, check in, cargas, tripulantes y otros sectores comerciales y operativos) se hicieron presentes en una manifestación y cortaron la avenida costanera. Delegados de tráfico y tripulantes tomaron la palabra para remarcar que estaban juntos en esta pelea.

Conciencia de clase

Para sortear este bloqueo que aplica la PSA y aguantar dentro del hangar se le sumó otra solidaridad muy importante: la de los trabajadores del hangar de Austral, contiguo al del LATAM. Ni siquiera hizo falta que mediara su combativo cuerpo de delegados para que los trabajadores de Austral les acercaran a los de LATAM todo lo necesario para mantener la vigilia-piquete. Un acto innato de conciencia de clase entre trabajadores, borrando las divisiones entre sindicatos.

La lucha sigue hasta que el gobierno interceda en la negociación. Si bien habían tenido una serie de reuniones frente al anuncio de la patronal de retirarse del país, todavía no se llega a un acuerdo final. Ahora tienen la presión de los trabajadores, que empiezan a luchar abiertamente.

Es necesaria toda la solidaridad de los trabajadores aeronáuticos de todas las empresas, como lo expresó uno de los delegados de Austral, rompiendo el cerco que nos imponen las burocracias sindicales que brillan por su ausencia. ¡Todos a Aeroparque!

Suscribite a Política Obrera