Provincia de Buenos Aires: asamblea de residentes rechaza rendir examen en plena pandemia

Escribe Residentes en Tribuna de Salud

Tiempo de lectura: 3 minutos

La decisión del Ministerio de Salud bonaerense de exigirle a los residentes que rindan un examen de pase de año, en pleno pico de la emergencia sanitaria, provocó que se realizara una asamblea multitudinaria el pasado martes, que resultó la convocatoria más grande de residentes de la provincia del último tiempo.

Ocurre que los residentes no solo están al frente de la “primera línea de combate” en hospitales y centros de salud, sino que lo hacen en condiciones de sobrexplotación laboral, con jornadas continuas que llegan de hasta 36 horas. El creciente colapso sanitario, que ya agotó las camas de internación en algunos distritos -como San Isidro-, afecta especialmente a los residentes, que le ponen el cuerpo a los déficits del sistema sanitario.

El sistema de residencias supone, además de la inserción asistencial dentro del sistema de salud, un programa formativo que, frente a la emergencia sanitaria en curso y por resolución ministerial, quedó en pausa. Esto supone que cualquier actividad de formación (ateneos, clases, cursos) se suspendieron para destinar los recursos a la atención de la pandemia. Dentro del programa de formación, existen varias instancias evaluativas que condicionan la promoción del año. Una de ellas es este examen para cada disciplina que, en esta ocasión, había sido aplazado. Reconociendo la necesidad de contar con los residentes para hacer funcionar los servicios en esta situación crítica, el gobierno de la provincia prorrogó la promoción, el pase de año y la graduación de aquellos residentes que finalizaban su formación en mayo. Para forzar a los residentes a seguir prestando servicio de forma precaria, sin las condiciones de planta, los gobiernos optaron por retener la certificación que brinda la especialización.

De manera unilateral, la dirección de capacitación bonaerense, a cargo de Martín Castilla, resolvió reprogramar el examen para agosto próximo, pretendiendo ignorar que las actividades formativas se cancelaron y desconociendo el contexto epidemiológico que obliga a los residentes a trabajar sin descanso. Los residentes se ven exigidos de rendir un examen que condiciona su futuro laboral en un contexto de recarga de trabajo, jornadas extenuantes que resultan incompatibles con las exigencias impuestas. La resolución ministerial viola los criterios pedagógicos más elementales y coloca un nuevo obstáculo para la atención de la población.

Si bien existe una resolución que estipula que los residentes que egresen este año contarán con un cargo en el sistema público de salud, no hay hasta el momento claridad acerca del tipo de contratación ni referencias respecto a las residencias PRIM, que corresponden al primer nivel de atención (vinculados en general a los municipios), que no tengan como sede un hospital provincial. O sea que el examen, en lugar de servir para afianzar a los residentes en el sistema, podría ser el primer paso para dejarlos desempleados.

La asamblea del Comité Provincial de Residentes (CPR) votó rechazar el examen y reclamar la promoción automática. También se debatieron las condiciones de precarización en las que el personal de salud es obligado a desarrollar sus tareas, así como la persecución y culpabilización sufrida frente a los contagios. También se hizo hincapié en la necesidad de exigir que se otorguen las licencias para el personal que es población de riesgo.

El kirchnerismo, aliado a Larreta, plantea una flexibilización de la cuarentena, con la apertura de áreas no esenciales en el AMBA en el momento más álgido de la pandemia con relación a los contagios. En este contexto, los evaluadores deberían ser evaluados. Son sus políticas las que no están a la altura del esfuerzo diario que los trabajadores de la salud están realizando.

La asamblea votó exigir una reunión con las autoridades del área de capacitación del ministerio de Salud de la provincia de Buenos Aires, Mario Róvere y Martín Castilla, para plantear la cancelación del examen. Se plantearon también como puntos a tratar las condiciones de contratación de los cargos para los residentes salientes y la reapertura de la mesa técnica para discutir el nuevo reglamento de residentes que contemple aporte jubilatorio, jornada de 8 horas diarias y descanso hebdomadario, asignaciones familiares, inserción laboral post-residencia en el sistema público, espacio de lactancia.

También se resolvió llevar adelante una campaña en cada sede por la aparición con vida de Facundo Castro, desaparecido hace más de 80 días luego de haber sido detenido por la policía bonaerense.

Quedó planteada la necesidad de un plan de lucha para llevar a la victoria estos reclamos y la necesidad de coordinar con otros sectores. Siguiendo el ejemplo de CABA en diciembre, proponemos asambleas en cada hospital y centro de salud para impulsar la acción unificada de todos los residentes frente a este conflicto.

Suscribite a Política Obrera