Pepsico Mar del Plata: sigue la lucha por salarios, salud y condiciones de trabajo

Escribe Fernanda Díaz

Tiempo de lectura: 4 minutos

Luego del paro de 56 horas y en el marco de la conciliación obligatoria, los trabajadores de Pepsico de la planta de Mar del Plata se convocaron en el martes en la sede del Sindicato de Trabajadores de la Industria de la Alimentación (STIA) para poder participar de la reunión virtual entre los funcionarios del ministerio de trabajo, la patronal y los representantes sindicales. Entrevistamos a M y G, trabajadores de la empresa.

M: Luego del paro por tiempo indeterminado nos tiraron la conciliación obligatoria. Nosotros estamos reclamando mejores condiciones salariales debido a que en la instancia paritaria el STIA nos vendió por un 6,05% de aumento y con un retroactivo no remunerativo. La verdad es que fue una trampa que utilizó el STIA para que el sueldo de los trabajadores sea a la baja. Así que estamos en este camino de lucha, los compañeros están fuertes. Tuvimos 56 horas de paro seguidas y si no fuera por la conciliación obligatoria seguíamos.

G: Hay que recordar que puntualmente lo que nosotros reclamamos, lo que se discutió y la resolución que salió de la asamblea, es el 40 % de aumento sobre el básico. Aparte la empresa debe un 11% de premio por productividad del año pasado y un 6, 05 de premio por productividad de este año.

¿Cuál es el sueldo de los trabajadores conveniados?

M: No hay un número fijo porque nuestro sueldo está atado a valores muy variables como son los premios por productividad. Nuestro básico es muy malo y los aumentos van al básico; un aumento del 6% al básico es muy poco dinero. Es muy pobre, ganamos cuando no faltas, cuando no te enfermas, cuando llegas a los volúmenes de producción que la empresa quiere, cuando llegas a los volúmenes de despacho de camiones que ellos quieren. Es decir, no es un número en el que los trabajadores decidan cuanto tienen que ganar, sino que es la empresa la que te dice cuanto tenés que ganar. Esto es muy injusto. Por eso, uno de los puntos del reclamo es el premio por productividad, que es una parte importante de nuestro sueldo. Un reclamo que ha tomado la CI es volcar los aumentos del básico a los distintos premios que tenemos, pero la empresa se viene negando a que esos porcentajes sean transferidos a los premios.

G: El premio por productividad que se arregla de manera correlativa, es algo que viene pasando en los últimos años. Las paritarias fueron todas a la baja: el año pasado cerramos 9 puntos por debajo de la inflación, el anterior 8 puntos por debajo y el premio por productividad se arregló a la baja, igual que la paritaria. En vez de arreglar productividad para compensar el salario perdido, se arregla a la baja; del mismo modo que lo arregló la federación nacional. Lo que en verdad sucedió es que el reclamo de los trabajadores superó a la CI. Tuvo y tiene tanta fuerza el reclamo de los compañeros, que la CI tomó el reclamo. De hecho surgió el paro por tiempo indeterminado porque hay un descontento general; no sólo con la paritaria a nivel nacional que firmó la federación sino también con las condiciones de trabajo y por el ataque de la patronal hacia nuestras condiciones de trabajo. Hay una serie de cuestiones como el ataque a los horarios de descanso, la implementación del sistema de fichaje dentro de las líneas de producción, la rotación de forma indiscriminada de los compañeros por prácticamente todas las líneas La gota que rebalsó el vaso fue la paritaria, peo se vienen sumando todas estas cuestiones.

La empresa que no quiere otorgar el aumento ni el premio por productividad que ustedes reclaman. ¿Bajó la producción por la pandemia?

M: No, para nada. Pepsico es una empresa que en la pandemia produce normalmente. Tenemos horas extras, hay producción; hay trabajo normalmente. No es un año distinto a los años sin pandemia y parte de esta bronca es que el sindicato vino con el cuento de que las empresas están en crisis; pero eso puede ser para algunas Pymes, pero no para empresas grandes como Pepsico, Unilever, Molinos Arcor. Son empresas que en ningún momento perdieron productividad y siguen despachando normalmente. La pandemia en todo caso los ayudó porque el consumo de productos alimenticios y esenciales subió. Es todo un cuento lo de la pandemia en ese aspecto. Nosotros estamos desmitificando esto, que es la línea que viene bajando tanto desde el sindicato como del gobierno.

¿Se cumplen los protocolos de higiene y seguridad en la empresa?

M: Ese aspecto es bastante ambiguo, porque si bien hay laboratorio de manos y alcohol en gel, los compañeros que están “flexibilizados” por los cierres de distintas líneas de producción, la empresa los hace rotar por varias líneas en todo el día, así que es lo mismo que la nada porque si a vos te exigen el distanciamiento social como dice el gobierno pero pasas por 3 o 4 líneas de producción, estás en contacto con distintas personas durante todo el día. Y esa es parte de la política de la empresa; a ese distanciamiento social o le presta atención, con tal de que le cubran los puestos que quedan vacantes o para no efectivizar o tomar gente. Esto también nosotros lo denunciamos en el petitorio cuando lanzamos el paro.

Culminada la conciliación obligatoria, si no hay una resolución satisfactoria para los trabajadores, ¿cómo siguen?

M: Adentro de la fábrica estamos en discusiones. A veces para los compañeros es difícil parar porque se pierde dinero, pero está la idea de idea de seguir la lucha y el paro.

¿Cuál ha sido y cuál es el método que se dan para resolver las medidas de acción?

M: Nosotros el método que nos damos para decidir es la asamblea de trabajadores. Desde abajo tomamos la decisión para que seamos parte todos los trabajadores; porque una medida tomada desde arriba y entre 4 paredes no va a tener la misma efectividad de una medida tomada en una asamblea donde hay una obligación de cada compañero de hacerse cargo de lo que se resuelve. Esto es parte de la maduración sindical que vienen teniendo los compañeros y está bueno.

G: Lo que hay que agregar es que más allá del llamado a asambleas por parte del cuerpo de delegados, en las que hubo 2 posiciones -paro de 2 horas por turno y paro por tiempo indeterminado-, lo primordial fue (y sigue siendo) la votación de los trabajadores. Es así como se resolvió el paro por tiempo indeterminado acatado por la mayoría de los obreros.

Suscribite a Política Obrera