Mar del Plata: asamblea discute poner en pie un sindicato de trabajadores de la cultura

Escribe Ernesto Iche

Tiempo de lectura: 3 minutos

El pasado viernes 24 de julio más de 20 compañeros en representación de agrupaciones de artistas, bandas, murgas, centros culturales e independientes y la CTA Autónoma, participaron de una Asamblea virtual con vistas a poner en pie un Sindicato de Trabajadores de la Cultura, Artistas Callejeros y afines. El Frente de Artistas en el PO (T) participó.

La situación impuesta por la cuarentena ha puesto de relieve una vez más las condiciones de absoluta precarización laboral que sufrimos los trabajadores de la cultura. Esta precarización, que viene de larga data, nos puso ante la evidente necesidad de contar con una organización gremial que sirva como herramienta de lucha para alcanzar nuestras reivindicaciones.

En la ciudad de Mar del Plata los trabajadores del arte y de la cultura han realizado diversas experiencias de lucha y organización, planteando una y otra vez un conjunto de reivindicaciones que apuntan a terminar con la precarización laboral a la que los distintos gobiernos no han dado respuesta. El FdA intervino en todos esos procesos de lucha y se ha ganado un lugar en el mapa político de las organizaciones de artistas.

Así fue que en distintos momentos se conformaron asambleas de lucha de las que participaron diversas fuerzas políticas con planteos variados y líneas de acción divergentes, mientras que desde el FdA impulsamos siempre la política de frente único por un programa reivindicativo, las organizaciones ligadas al kirchnerismo han llevado adelante políticas divisionistas que apuntaban a cosechar algún voto, en detrimento del interés general de los trabajadores.

Desde el FdA hemos impulsado la afiliación al sindicato de músicos y hemos planteado invariablemente la necesidad de un organización gremial. El sindicato de músicos de Mar del Plata resultó ser un sello recaudador de la CGT, vacío de contenido y afiliados y sin ninguna participación en ninguna instancia de organización ni de lucha.

Este vacío de organizaciones gremiales se ha sumado a la política de las organizaciones ligadas al FdT de impulsar asociaciones civiles de las distintas ramas (Teatristas, Músicos) que actúan como intermediarias entre el estado y los trabajadores reforzando el clientelismo y sin poner como norte ningún tipo de acción de lucha concreta.

En este contexto la profundización de la crisis desatada por la cuarentena ha golpeado duramente al sector de los trabajadores de la cultura que ha llegado a sufrir el suicidio de un compañero del Circo La Audacia como consecuencia de la brutal y total precarización y colocó a las agrupaciones en la necesidad de realizar ellas mismas colectas y festivales para paliar la situación desesperante de los compañeros. Sin embargo estas acciones solidarias no llegan a cubrir la demanda ni se plantean dar una solución de fondo.

El reclamo de los artistas sobre la necesidad de un sindicato se hizo evidente y en ese sentido hemos desarrollado una campaña entre los trabajadores que nos llevó en poco tiempo a reagrupar a 15 compañeros y a actualizar el programa reivindicativo en asambleas virtuales de la agrupación.

Participamos de la primera Asamblea por un Sindicato y colocamos la libre utilización de espacios públicos y el circuito de arte con cachet para los trabajadores y back line a cargo del estado, pero con la grilla y las contrataciones directas (sonido, escenario, etc.) bajo control de los propios trabajadores como reivindicaciones históricas del sector. Señalamos la situación de emergencia que viven los compañeros y propusimos también que el estatuto y funcionamiento de un futuro sindicato debe ser resuelto por la propia asamblea. Todas las posiciones fueron votadas por unanimidad.

La asamblea resolvió además una nueva reunión para avanzar en estos y otros temas relacionados a las cuestiones legales. Los sectores vinculados al FdT y a las asociaciones civiles (ATRA y UNMAR) no participaron organizadamente. La campaña continúa y en la última semana se han sumado a la iniciativa varios compañeros independientes.

Los casi 10 años de intervención en las luchas y el proceso de organización de los trabajadores de la cultura ponen al FdA en condiciones de desarrollar un polo de reagrupamiento político de los trabajadores de la cultura, los artistas callejeros y demás sectores que viven una realidad de absoluta precarización laboral. En ese sentido y con ese objetivo vamos por un Sindicato de Trabajadores de la Cultura, Artistas Callejeros y afines que sirva como herramienta de organización y lucha para alcanzar nuestras reivindicaciones.

Suscribite a Política Obrera