Del vaciamiento del IPS a la rebaja de las jubilaciones

Escribe Gustavo Guida

Tiempo de lectura: 2 minutos

Bajo los gobiernos de Scioli, Vidal y Kicillof se viene vaciando la caja del IPS.

En 2016, la relación era de 3,3 activos por cada pasivo. En enero de este año 2020, esa relación bajó a 2,7 activos por cada jubilado. Con 80.000 retiros nuevos, durante el gobierno de Vidal, gran porcentaje fueron en el ámbito docente por medio de jubilaciones de oficio.

La contratación de cientos de miles de empleados bajo el régimen de monotributo, cooperativas y servicios tercerizados que aportan al ANSES, con el sueldo pagado por la provincia, se fue constituyendo en una fuente de desfinanciamiento de la caja del IPS. El pase a planta permanente de unos 15.000 trabajadores estatales en el mes de julio es insuficiente para sanear el déficit del IPS, ya que no resuelve la cuestión de fondo del universo de precarizados y tercerizados de la toda provincia.

Otro factor de vaciamiento fue el saqueo liso y llano del gobierno de Vidal por medio de la manipulación de los balances del IPS. Esto le sirvió para liquidar las letras provisionales que la caja tenía por más de $ 14.300 millones, que rendían millones de intereses, para sostener sus cuentas.

Sin ninguna investigación de este desfalco, llegando al mes de mayo, el actual gobernador Kicillof firmó un convenio bilateral entre ANSES y la provincia por $6.000 millones, con el fin de cubrir un déficit correspondiente al año 2017, abriendo la posibilidad de una reforma provisional para alinear el régimen del IPS con el ANSES.

Reestructuración de deuda y reforma jubilatoria

Uno de los ejes de la reestructuración de la deuda externa es la reforma del sistema previsional, acompañado de una rebaja de las jubilaciones (“Proyecto de congelamiento de jubilaciones por 180 días de Martín Guzmán”, El Cronista, 17/12) El gobierno nacional envió al Congreso un proyecto de ley para cambiar el criterio actual de aumentos por decreto, por un esquema de movilidad que propone asociar los aumentos de las jubilaciones a la recaudación tributaria y de aportes. De aquí se desprende que los haberes mejorarán en periodos de mejor recaudación, o mientras los salarios superen a la inflación, y caerán en los momentos de recesión, mayor inflación y pérdida salarial. En esa línea se viene elaborando una reforma jubilatoria en la Comisión Provisional Bilateral del Congreso Nacional, incluyendo la modificación de los regímenes especiales, incluidas las 13 cajas provinciales que se mantienen fuera del ANSES.

La pulverización de los sueldos y las jubilaciones van de la mano con los planes de ajuste fiscal que el FMI plantea para garantizar el pago de la deuda externa argentina.

Frente a esto planteamos la reapertura de todas las paritarias, con la deliberación de los trabajadores en un congreso de bases para lograr una jubilación y un salario equivalente al costó de la canasta familiar.

El control obrero de las cajas provisionales del IPS y ANSES.

Pase a planta permanente de todos los trabajadores tercerizados.

Devolución de los fondos quitados al IPS.

Reincorporación de todos los aportes patronales.

No al pago de la deuda externa.

Suscribite a Política Obrera