Catamarca: estatales, municipales y docentes, una lucha que se acrecienta

Escriben Dayana Yapura y Bruno Corzo

Tiempo de lectura: 3 minutos

Un reguero de luchas cada vez más encarnizadas se están desenvolviendo a lo largo y ancho de la provincia de Catamarca, enfrentando la política de ajuste y represión del gobierno de Jalil y los intendentes.

Cuando Catamarca dejó de ser una de las dos provincias en la que no había ingresado el virus, a principio de julio, casi de inmediato estalló el conflicto en Higiene Urbana. Los recolectores de residuos denunciaron las condiciones de desprotección laboral y en asamblea decidieron la suspensión de las tareas. Como resultado de esa acción, arrancaron mejoras parciales.

Los trabajadores de Higiene Urbana de la capital vienen, desde hace tiempo, luchando por el pase a planta permanente. Muchos de ellos cuentan con más de 15 años de antigüedad y vienen sosteniendo un trabajo insalubre con becas miserables como única remuneración.

Este sector retomó las acciones de lucha el pasado lunes 27. En unidad -precarizados y planta permanente-, plantearon el pase a planta de todos, mejores condiciones de trabajo en el marco de la pandemia y mejoras salariales. Llevaron adelante un bloqueo en los portones y la suspensión del servicio de recolección.

La respuesta del intendente capitalino, Gustavo Saadi, fue una brutal represión con balas de goma, que tuvo como saldo un trabajador gravemente herido; posteriormente, desafectó a 80 trabajadores precarizados y ha anunciado su intención de judicializarlos.

Las luchas en el interior

La localidad de Recreo está conmovida por la lucha de los trabajadores municipales por las cesantías masivas del intendente Polti. Los despedidos ya suman 165 y muchos de ellos no cobran un peso desde hace 7 meses. La lucha la reincorporación de todos los despedidos llevó a que en la última semana de julio se ocupara el edificio municipal, finalmente desalojado por policía. La lucha continuó con un piquete frente a la Municipalidad. Nuevamente, los funcionarios locales recurrieron a la judicialización, terminando con la detención del Secretario Gremial de ATE y tres trabajadores.

Por estas horas, los municipales de Andalgalá declararon que llevaran adelante medidas de fuerza por un aumento salarial, con paro y manifestación frente a la sede del ejecutivo.

En Valle Viejo, en junio, la lucha de los municipales logró la reincorporación de más de un centenar de cesanteados y continúan las movilizaciones.

Docentes y retorno a clases presenciales

El pasado 3 de agosto el gobierno reabrió los establecimientos escolares con la premisa de preparar las condiciones para el regreso a la presencialidad. Sin elementos de higiene ni de protección proporcionados por el estado, directivos, auxiliares y maestranza tienen la misión de adaptar a cada escuela al limitado protocolo diseñado por el ministerio. El gobierno pretende que el retorno a la presencialidad se concrete el 18 y 24 de agosto para las escuelas rurales y luego, sucesivamente, para el resto.

Esta política tiene todas las características de una aventura. El gobierno ha declarado que en Catamarca no hay circulación del virus, pero no puede ignorar que la provincia está inserta en un escenario epidemiológico, rodeada de provincias donde sí está en circulación el virus y, como se ha demostrado, un contagiado puede ser el disparador de un brote, máxime cuando las condiciones edilicias y de trasporte son deplorables. Todo esto explica la ola de repudio de la docencia y padres a esta decisión gubernamental. De lo que se trata, entonces, es que por medio de asambleas conjuntas de padres y docentes organizar el rechazo al retorno presencial hasta que estén dadas las condiciones de bioseguridad para volver a la presencialidad.

La jornada del 5

Con todo este marco, la intersindical conformada por ATE y SOEM, han decidido convocar a un paro, con movilización para el próximo miércoles 5, con el planteo “no a la reforma [del Estado], sí al incremento salarial”.

Esta semana, coincidirán manifestaciones en diferentes localidades planteando, implícitamente, la perspectiva de una lucha coordinada y unificada. Es decir, una lucha de conjunto para derrotar la política de ajuste, represión y despidos de los gobiernos municipales y provincial.

Emerge la necesidad de un Congreso de Trabajadores de la provincia, unificando a todos los trabajadores de los diferentes sindicatos, que establezca un programa de acción frente a la crisis social y sanitaria.

Suscribite a Política Obrera