La Salteña: los trabajadores marcan el camino

Escriben Cecilia García y Bárbara Carrillo

Tiempo de lectura: 2 minutos

Los trabajadores de La Salteña, ubicada en el parque industrial de Almirante Brown, lograron torcerle el brazo a la patronal con un paro total de la producción. La Salteña es parte de Molinos de la Plata, propiedad de la familia Pérez Companc.

La semana pasada, en la fábrica de tapas de empanadas y pastas, donde trabajan 350 operarios, comenzaron a surgir casos positivos de Covid-19. En total, hay 16 trabajadores positivos y otros 19 sospechosos esperando el resultado. Pero, desde un primer momento, la patronal optó por desconocer cualquier protocolo. Uno de los trabajadores en dar positivo fue obligado a volver a la línea de producción, porque el médico de la patronal le dijo que "estaba todo bien". Este desprecio por la salud de los trabajadores por parte de la patronal llevó a que la comisión interna llamara a parar por sector, exigiendo que se aísle a los contactos estrechos y a la desinfección de la planta. La patronal, se negó a esto, respondiendo que no había contacto estrecho si se usaba barbijo. Finalmente, llevó a un desborde de la cantidad de casos. Ante esta situación, la comisión interna de la planta llamó a realizar una asamblea general, en la cual se tomó la decisión de parar la fábrica en su totalidad, exigiendo que se realice el testeo a la totalidad de los trabajadores -pagado por la patronal- y que el mismo se realice dos veces, para descartar falsos positivos. La patronal intentó quebrar esta lucha, pero la firmeza de los trabajadores logró que se cierre la planta por una semana, que se desinfecte y que se realicen los hisopados correspondientes al conjunto de los trabajadores.

Esta medida de fuerza llevada adelante por los trabajadores de La Salteña es todo un ejemplo para los trabajadores del parque industrial de Almirante Brown, quienes vienen enfrentando la impunidad de las patronales. Así lo dejó expresado Ezequiel Barbeito, miembro de la comisión interna de La Salteña e integrante de la lista Celeste y Blanca de pasteleros. En diálogo con la Tendencia del Partido Obrero de Almirante Brown, para Política Obrera, Ezequiel declaró: "Con la pandemia se han visibilizado dos realidades. Por un lado, la solidaridad y el compañerismo de los trabajadores. Y, por el otro, el desprecio por la vida de los trabajadores por parte de las patronales". Por esta razón, la lucha emprendida en La Salteña marca un rumbo, ya que logró imponerse ante la empresa un protocolo propio y las medidas de higiene discutidas por los trabajadores en asamblea.

En el Parque industrial de Almirante Brown, crecen los contagios, pero también crece la organización. Así lo demostraron los trabajadores de Megaflex, donde los 150 operarios se negaron a ingresar a la fábrica, luego de dos compañeros que dieron positivo, por la negatividad de la patronal de aislar a los contactos estrechos. Lo mismo ocurre en Danone Longchamps, donde los trabajadores siguen dando pelea por un protocolo propio, pero también en defensa del salario y los puestos de trabajo. Por último, está el ejemplo de Gotam, quiénes se encuentran ocupando la fábrica, produciendo sanitizantes para los hospitales de la zona sur, luego de que la patronal se diera a la fuga, dejando a todos los trabajadores en la calle.

La coordinación de estas luchas es imprescindible a la hora de asestar un golpe a todas las patronales que se creen impunes. Y que estas conquistas arrancadas, se conviertan en derechos adquiridos por los trabajadores a través de la lucha. Sobre todo, en este parque industrial, donde las condiciones de trabajo son totalmente insalubres. Sin baños, con vestuarios destruidos, sin un servicio de comedor adecuado. Y, sobre todo, con una cantidad enorme de trabajadores precarizados. El planteo de un congreso de trabajadores, en esta etapa, cobra total vigencia con estos ejemplos, que se dan en todo el país donde los trabajadores deliberan, se organizan y dan batalla.

Suscribite a Política Obrera