Vuelta a las aulas en la Ciudad: organicemos el rechazo, en defensa de la salud y la vida

Escribe Flor Palombo

Tiempo de lectura: 2 minutos

Mientras el AMBA es el epicentro de la pandemia en nuestro país, el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y su Ministerio de Educación se encuentran elaborando un borrador que establece la vuelta a las aulas porteñas para comienzos de septiembre. Luego de que varios medios periodísticos filtraran dicha información, Larreta y sus ministros afirmaron que “la propuesta no está terminada y tampoco fue presentada ni discutida oficialmente con las autoridades educativas nacionales” (Página 12, 13/08). Esto, claro está, no niega la existencia de ese borrador ni la información filtrada. De hecho, en la última Conferencia de prensa (14/8), Larreta afirmó que había un acuerdo entre Trotta y su par de la Ciudad, Acuña, para que regresen a la escuela (por turnos) aquellos niños/as sin acceso a internet o a una computadora.

Según fuentes del propio gobierno, el 90% de los y las estudiantes tiene comunicación con sus escuelas, mientras que un 10% no tuvo contacto alguno. Se priorizaría, entonces (y en una primera etapa), el regreso de esos estudiantes (3.500 del nivel secundario y 1.700 del nivel primario, de un total de 250.000 de estudiantes en toda la Ciudad). En una segunda fase, se incorporarían los estudiantes de los últimos años de cada nivel. A su vez, las instituciones educativas abrirían sus puertas para transformarse en “gabinetes tecnológicos” donde los y las estudiantes puedan conectarse y seguir cursando sus estudios.

Es decir: el mismo gobierno que no garantiza que todos los estudiantes tengan sus computadoras ni tampoco servicio de internet gratuito, pretende, en pleno pico de contagios, propiciar el retorno de docentes y estudiantes a las escuelas, para paliar la enorme crisis que se les presenta ante lo que es un evidente fracaso del año escolar. Además, las escuelas que se “abrirían” serían aquellas que se encuentran en los barrios más vulnerados de la Ciudad, donde la cruda realidad de la pandemia es aún más explícita. Esta propuesta debe ser rechazada de cuajo.

Protocolos y la defensa de la vida de la comunidad educativa

La vuelta a las aulas en la Ciudad es imposible en este contexto en el que los casos de Covid19 (y las muertes) aumentan exponencialmente. Incluso, se prevé un pico mayor para dentro de las próximas semanas. Las y los docentes de la Ciudad nos encontramos en alerta contra la tentativa de vuelta a las aulas. Los sindicatos UTE y Ademys han lanzado un comunicado en rechazo a esta nueva ofensiva del GCBA.

El protocolo diseñado por el gobierno nacional, los 24 ministros de Educación del país y el acompañamiento de los cinco sindicatos nacionales, debe ser rechazado por inconsulto y por no tener vínculo con la realidad educativa. Lo mismo con este “borrador” del GCBA.

Desde el gremio docente y la comunidad educativa el reclamo en la Ciudad sigue siendo el mismo: en las escuelas, las condiciones de infraestructura son paupérrimas en la mayoría de los casos y no hay elementos de seguridad e higiene. A su vez, ha aumentado la matrícula en las escuelas de gestión estatal – producto de la falta de vacantes y la reasignación entre instituciones y, además, por la misma crisis económica. El gobierno, entonces, debe garantizar las condiciones materiales para que el regreso a las aulas sea seguro. Es imperioso que se conformen comité de seguridad e higiene en cada establecimiento educativo para el seguimiento de estas tareas.

Es necesario que las y los docentes nos pronunciemos en rechazo a esta decisión del gobierno porteño. Impulsemos asambleas por escuelas y por distrito para poner en pie un protocolo elaborado por la docencia y la comunidad educativa, que proteja la vida y la salud de docentes y estudiantes.

Suscribite a Política Obrera